Viernes 25 de Septiembre de 2020
Fate

Carne con más valor en origen

El coordinador de la Mesa de las Carnes, Dardo Chiesa, explica la relación entre el crecimiento de la cadena de maíz y la producción cárnica

Carne con más valor en origen
jueves 10 de septiembre de 2020
S

i hay una cadena de valor que ha generado una revolución productiva, tecnológica y con impacto social, esa ha sido la del maíz. El valor agregado de este grano no solo genera inversión, empleo y desarrollo, sino que también es base de la alimentación en todas las cadenas cárnicas del país. El coordinador de la Mesa de las Carnes, Dardo Chiesa, comparte sus principales apreciaciones sobre la innegable relación de este cultivo con la producción cárnica.

 

Relación estrecha

La Argentina se enfrenta al desafío de incrementar el valor agregado con nuevas tecnologías de alimentación, acompañadas de avances en las líneas de genética animal. En este sentido, la avicultura es un ejemplo emblemático del paradigma revolucionario del maíz. La alta eficiencia de conversión del grano y la capacidad de producir en un proceso integrado han hecho de esta cadena un ejemplo.

Respecto a la ganadería bovina, si bien no se da de la misma manera en todo el país, el vasto territorio nacional permite practicarla como una actividad más federal y sustentable. En esta línea, el impacto de la suplementación estratégica a campo, el encierre a corral y el destete precoz sobre los engordes es invaluable. “No hay otra forma de crecer en la ganadería vacuna”, subraya Chiesa.

En el sector porcino, las nuevas líneas genéticas aseguran eficiencia de conversión, uniformidad y calidad de los productos. “La revolución productiva de esta cadena genera inversión, desarrollo y empleo en el lugar de origen, y el hecho histórico de que el país haya comenzado a exportar carne de cerdo la posiciona en un lugar incuestionable en la mesa de los argentinos”, destaca el coordinador.

Por su parte, el sector ovino aguarda poder integrarse a este proceso mediante la suplementación estratégica de su rodeo. En este punto, la ganadería patagónica está en condiciones de protagonizar un sustancial salto de calidad y cantidad.

“El desafío es disminuir el flete para desarrollar la vía marítima que reemplace el camión por el barco. Esto generaría un efecto multiplicador de la actividad tanto pecuaria como industrial, y le daría a nuestra postergada Patagonia un camino de crecimiento sostenido”, concluye Chiesa.