Viernes 25 de Septiembre de 2020
Fate

Orgánicas y gourmet: el éxito de las conservas mendocinas

El valor de lo orgánico en las frutas cuyanas pisa fuerte en el mercado externo

Orgánicas y gourmet: el éxito de las conservas mendocinas
lunes 07 de septiembre de 2020
L

os productos alimenticios mendocinos se destacan en el mundo y posicionan a la Argentina como un gran productor y exportador gourmet. Conservas, mermeladas, aceites de oliva, aderezos e infusiones ganan protagonismo y dinamizan las economías regionales.

El sector agroalimentario nacional aporta el 65% del total de las exportaciones a nivel país. Durante los últimos años, la categoría de las conservas viene ganando terreno, sosteniendo su demanda tanto en el mercado interno como en el internacional. Se trata de un fenómeno federal conformado por pymes de todo el país que capitalizan lo orgánico como valor diferencial.

 

Agregado de valor

La empresa mendocina Nuestras Manos fue fundada por Igor Baratoff y su esposa, Marcela Mayorga, en el departamento de Godoy Cruz, provincia de Mendoza. “Quisimos continuar la tradición familiar mendocina de elaborar conservas y mermeladas de manera artesanal”, cuentan.

Con el correr de los años, el matrimonio pudo expandir su establecimiento incorporando nuevas variedades y utilizando materia prima fresca, madura y de excelente calidad de los oasis mendocinos.

La línea de productos está compuesta por duraznos orgánicos en almíbar pelados a mano, mermeladas orgánicas, pulpa de tomate y pulpa de arándanos sin azúcar, todo en pequeños lotes de conservas. “Todos los productos son 100% naturales sin agregados de conservantes ni aditivos químicos”, destaca  Baratoff.

A partir de 2015, y gracias a una mayor demanda, Nuestras Manos comenzó a agregar valor a sus productos mediante las certificaciones de libre de gluten, alimentos orgánicos y kosher, además de incorporar la trazabilidad en todos sus productos. La marca también obtuvo el Sello Alimentos Argentinos, otorgado por el Ministerio de Agricultura de la Nación para alimentos tangibles con valor agregado.

“Con todas estas acciones nos dimos cuenta de que teníamos productos con gran valor agregado para ofrecer al mundo: artesanales, sabrosos, como los hacía la abuela, 100% naturales, hechos a mano, orgánicos, libres de gluten y sustentables”, resalta Baratoff.

 

Traspasando fronteras

Nuestras Manos comenzó su internacionalización a través de viajes y participaciones en exposiciones globales como la SIAL de París; la ExpoNatural West, de Anaheim, California; y la ExpoAlimentaria de Lima, en Perú. Las rondas de negocios inversas y las exposiciones locales fueron parte de la estrategia.

“Al ser parte de MAPO (Movimiento Argentino para la Producción Orgánica), pudimos conocer a otras empresas elaboradoras de orgánicos y productores primarios. Eso nos permitió mostrarnos como empresa, vincularnos con otros, aprender y estar donde hay que estar”, indican. La empresa exporta el 20% de sus productos a México, Estados Unidos, Canadá, Israel y Brasil.

En el marco de la pandemia de coronavirus, la empresa proyecta triplicar sus exportaciones en lo que queda del 2020. A pesar del confinamiento, Nuestras Manos continúa creciendo y se mantiene en contacto con sus clientes en el exterior vía Zoom y correo electrónico. “El COVID-19 nos encontró, allá por marzo, en plena cosecha y producción de nuestros productos. Redoblamos esfuerzos y trabajamos más, pero pudimos adaptarnos y superarlo. Seguimos mirando el futuro”, concluye Baratoff.