Domingo 12 de Julio de 2020
Fate

Los viñedos de Nueva Zelanda, ante la amenaza del granizo

Un nuevo proyecto de investigación brinda estrategias de recuperación y sistemas de prevención de daños después de estos eventos climatológicos

Los viñedos de Nueva Zelanda, ante la amenaza del granizo
martes 23 de junio de 2020
D

espués de tres eventos separados de granizo que afectaron los viñedos de Nueva Zelanda la primavera pasada, el Instituto de Investigación Bragato (BRI) lanzó un proyecto de dos años para aprender de las experiencias en viñedos dañados.

Aproximadamente 600 hectáreas de viñedos en Hawkes Bay fueron dañadas por una tormenta de granizo, con daños adicionales en Central Otago y North Canterbury. La iniciativa apunta a un trabajo conjunto con los gerentes de viñedos para la creación de estrategias de recuperación y de sistemas para manejar y prevenir daños.

“Para el granizo no hay estrategias de prevención empleadas en los viñedos de Nueva Zelanda. Tienden a ser eventos bastante aleatorios. Hay muchas más posibilidades de que encuentres un evento de granizo y nunca lo hayas tratado antes. Eso me motiva a trabajar con productores afectados, aprender de ellos y documentar sus experiencias”, explica Len Ibbotson, líder del proyecto.

Según los expertos, es probable que cada año haya un evento de granizo en una de las regiones vinícolas de Nueva Zelanda, aunque no en el mismo lugar. “La naturaleza aleatoria del granizo significa que es importante ampliar la base de información disponible para los productores, para que puedan reaccionar rápidamente y tomar decisiones”, indica.

 

Surgimiento y alcances

El proyecto de investigación se inició después de una reunión en Hawkes Bay, cuando el BRI y los miembros del equipo de sostenibilidad de Winegrowers de Nueva Zelanda se reunieron con productores afectados por granizo y el Fideicomiso de Apoyo Rural local. “Esta investigación proviene de ese taller, de una reunión con productores y del fantástico trabajo que hace el Rural Support Trust para los productores y agricultores en tiempos difíciles”, dice Len.

La iniciativa continuará hasta agosto de 2021 con un grupo de ocho productores afectados por granizo (cuatro en Canterbury y cuatro en Hawkes Bay) que participarán registrando notas de campo durante la temporada, realizando entrevistas y ofreciendo datos financieros. La información obtenida permitirá evaluar sus decisiones de gestión y vincularlas con los resultados de la cosecha.

También habrá una serie de pruebas a campo en algunos viñedos para medir y evaluar el impacto del daño causado por el granizo, junto con varias opciones de tratamiento. Las enredaderas serán monitoreadas durante dos temporadas para capturar cualquier posible traspaso de los efectos del granizo a la segunda temporada y evaluar las intervenciones que los productores pueden considerar después del daño por granizo.

Una vez finalizado el estudio, el BRI ofrecerá a los productores una herramienta para evaluar y registrar el daño después de un evento de granizo o helada. El borrador ya se encuentra disponible.

Más Noticias