Miércoles 02 de Diciembre de 2020
Fate

Alchimia de los Andes: una combinación de los elementos de la naturaleza con un estilo particular

La botella Roble 2015 se presenta con un agradable aroma de cassis con floral acaramelado, lleva una crianza de seis meses y es ideal para beberlo con gran satisfacción

Alchimia de los Andes: una combinación de los elementos de la naturaleza con un estilo particular
viernes 03 de abril de 2020
A

lchimia Wines sintetiza el arte de obtener lo mejor de los cuatro elementos fundamentales que brinda la naturaleza. A través de una intervención culta y respetuosa de sus viñedos, obtienen una uva sublime. Ésta es la materia prima esencial para concluir la alquimia en la bodega, a través de la cual obtienen su quinto elemento: distinguidos vinos que simplemente sorprenden.

En su gama Alchimia Roble trabajan vinos jóvenes con estilo y carácter propio, de taninos suaves y amables que combinan sabores a fruta fresca con un delicado aporte de madera.

La bodega, ubicada en la localidad mendocina de Barracas, busca desarrollar su actividad en la industria vitivinícola con responsabilidad y respeto. En Alchimia Wines creen que filosofía, valores, arte y ciencia se conjugan en lo que hacen y saben. Por ese motivo, conforman un equipo que aporta, desde lo humano y profesional, valor en todo lo que hacen y que buscan sorprender a sus consumidores y clientes cada día con actitudes, acciones, productos y servicios.

“Queremos que nuestros vinos sean un elemento positivo en la vida de la gente que comparte esta pasión con nosotros. Buscamos que se refleje en ellos nuestra voluntad de ofrecer productos de calidad superior, elegantes y con personalidad; vinos de cuerpo y alma, que los acompañen en sus mejores momentos”, expresan a través de su sitio web.

El Alchimia de los Andes Roble 2015 se caracteriza por ser un vino de color rojo violáceo brillante. En nariz emite un agradable aroma de cassis y algo acaramelado, mientras que en boca es de cuerpo más que medio y sus taninos presentes no ocluyen su fluir, con sabor intenso a cassis y pimiento morrón asado, bien largo y de gustillo amorronado.

Con crianza de seis meses y una edición de 20 mil botellas, se trata de un cabernet que denota su tipicidad a ciegas. Es un paradigmático ejemplar para beber con gran satisfacción.