Impossible Burger, la última novedad de Air New Zealand

Se trata de una hamburguesa 100% elaborada a base de vegetales que imita el aspecto, la textura y el sabor del medallón de carne tradicional

Impossible Burger, la última novedad de Air New Zealand
martes 07 de agosto de 2018

La aerolínea Air New Zealand agregó la Impossible Burger a su menú de la clase Business Premier, una hamburguesa hecha cien por ciento a base de vegetales, cuyo aspecto, textura, sabor y aroma es una fotocopia del medallón de carne convencional.

Niki Chave, manager del área de Experiencia del Cliente a bordo de Air New Zealand, expresó: “Nos comprometemos a ofrecer a nuestros clientes un enfoque fresco e innovador desde la cocina. Estamos increíblemente entusiasmados con la asociación con Impossible Foods y con la oportunidad de brindarle a nuestros pasajeros una experiencia completa y placentera”.

Todo empezó cuando Impossible Foods, startup asentada en Silicon Valley, se propuso ayudar a luchar contra el cambio climático y se focalizó en una de las actividades que generan mayor cantidad de gases de efecto invernadero: la ganadería.

Con ese propósito, la firma desarrolló una tecnología que permite seleccionar ingredientes vegetales que pueden ser utilizados para imitar el aspecto, la textura y el sabor de diferentes productos de origen animal, desde carne de vaca hasta pescado y huevos.

La Impossible Burger está hecha a base de maíz, soja, trigo, coco y papas. No obstante, el ingrediente más importante es el hemo, que es una molécula que posee hierro y que le da a la carne su aspecto sangriento cuando no está cocida. Si bien no es fácil hallar este producto, la soja produce una proteína muy parecida denominada leghemoglobina.

El mayor desafío que tuvo que sortear la firma es que la extracción de esta proteína de las raíces de la planta de soja era muy cara y perjudicial para el medio ambiente. Por ese motivo, decidieron elaborar una levadura que ocasiona el ambiente adecuado para su producción, para lo cual copiaron el método de fabricación de la cerveza belga.

Según Impossible Foods, la empresa necesita un 95% menos de tierra, disminuye en un 87% los gases de efecto invernadero, y consumen un 75% menos de agua.