Viernes 29 de Mayo de 2020
Fate

Nuevas perspectivas en el negocio del vino

En los últimos años, comenzaron a surgir negocios relacionados a la industria vitivinícola, como la consultoría, la capacitación y las ferias

Nuevas perspectivas en el negocio del vino
viernes 03 de enero de 2020

A comienzos de los años noventa, las bodegas incrementaron los sistemas de cultivo, perfeccionaron la selección de las cepas y tecnificaron la producción para obtener vinos de alta calidad.

De esta manera, aumentó tanto el consumo interno como las exportaciones, por lo que las bodegas se encontraron con la necesidad de contratar nuevos servicios.

Dolores Lavaque, proveniente de una familia bodeguera, se propuso crear una consultora hace 15 años. “En ese momento, las bodegas se manejaban con una lógica muy familiar. Para dar sólo un ejemplo, las etiquetas las diseñaban los dueños; después surgieron diseñadores especializados”, sostuvo la fundadora de STG.

“Empezamos a formar a camareros, ya que hasta ese momento no se hablaba de varietales, se trabajaba por cortes, tipo Borgoña, Chablis”, explicó Lavaque.

STG otorga un servicio completo: selección de personal para la industria, organización de eventos, investigación de mercado y prensa, entre otros.

En 2011, Nicolás Alemán fundó Premium Tasting, el evento de vinos más importante a nivel nacional. “Hoy, es común que los enólogos se junten, pero en 2008, 2009, todo era muy sectario. Por eso, quise hacer un evento donde pudiera reunir a todos los actores de la industria en una degustación”, contó.

Premium Tasting, desarrollado en hoteles cinco estrellas, es una cata a ciegas presidida por referentes de la industria vitivinícola. Allí se catan los treinta vinos mejor punteados de la Argentina, en base a los rankings de Robert Parker, Stephen Tanzer y Decanter.

Sin embargo, el proyecto no fue fácil para Alemán. “Costó porque los enólogos no sabían si la idea iba a resultar pero, como me conocían, confiaron en mí y fueron; quizás alguno mandó a alguien de la segunda línea, pero ya al año siguiente estaban todos los números uno”, expresó.

En 2015, Premium Tasting estuvo en San Pablo y en Buenos Aires, y en junio de 2016 llegó a Chile. En agosto de este año se realizó la edición mendocina, mientras que la porteña tendrá lugar en noviembre. Para 2017, esperan llegar a Perú y regresar a Brasil.

Por otro lado, hay ferias que apuntan a un público más masivo. Uno de los ejemplos es el de Javier Menajovsky, quien fundó Wine Revolution.

A fines de 2013, Menajovsky realizó su primera feria, que buscaba amigar al público más joven con el vino. En 2014, coordinó la Semana del Vino, una iniciativa de Bodegas de Argentina, la cual consistía en acciones a nivel nacional para promover el vino.

El especialista también realizó la primera edición de Vinos y Negocios, una feria orientada al trade. “Es para profesionales y se accede por invitación. La gente no tiene que esperar para que le sirvan y nadie esconde botellas”, indicó.

En la Argentina hay más de mil bodegas, por lo que, debido a la abundancia de etiquetas, el diseño juega un papel fundamental en la atracción al consumidor. “La forma más concreta de acercarse al consumidor es por el diseño de la etiqueta”, aseguró Carolina Saguan, diseñadora gráfica que ya diseñó más de 150 etiquetas de vinos.

“Las que son descontracturadas logran que el producto sea más amigable con aquellas personas que recién comienzan a beber vino o con las que se sienten inhibidas frente a la gran oferta que hay en góndola”, aseveró Saguan.

El diseño también es importante al momento de exportar. “En China, por ejemplo, los consumidores recién están aprendiendo a tomar vino por lo que necesitan etiquetas claras y más cercanas. En Estados Unidos también porque el vino compite con la cerveza que es más amigable”, señaló.

“Mi diseño es conceptual, hay cientos de etiquetas lindas y estéticas que en góndola se perciben todas iguales. Trabajo duro para lograr un concepto que haga honor a la historia que ese vino tiene para contar”, concluyó Saguan.