El Tren del Fin del Mundo, un ferrocarril de época que invita a descubrir su historia

Este año cumplió 25 años: desde 1994, además de permitir observar paisajes imponentes, realiza el mismo recorrido que hacían los convictos del ex presidio cuando se dirigían al bosque a cortar leña

El Tren del Fin del Mundo, un ferrocarril de época que invita a descubrir su historia
miércoles 06 de noviembre de 2019

El Ferrocarril Austral Fueguino, más conocido como el Tren del Fin del Mundo, es una línea férrea que conecta el Parque Nacional Tierra del Fuego con las cercanías de la capital de la provincia, Ushuaia.

El “tren de los presos” comenzó a funcionar en 1909, y se mantuvo operativo hasta 1952. Luego de 40 años sin funcionar, en 1994 el Tren del Fin del Mundo retomó parte del antiguo recorrido que solía realizar, cuando partía desde la cárcel, en el centro de la ciudad, hacia la ladera del monte Susana para conseguir madera y piedra para construcción.

El recorrido comienza en la “Estación del Fin Del Mundo”, a 8 km de Ushuaia (al oeste), y los pasajeros también pueden subir en la “Estación Cascada La Macarena”. Tras ello, se detiene durante 15 minutos en un sitio con una gran vista panorámica, para luego ingresar al Parque Nacional, donde se puede continuar caminando o abordar otro transporte para regresar.

En La Macarena hay una pequeña cascada del deshielo de los montes Le Martial, de la que los presos proveían agua a los tanques de la locomotora La Coqueta. Un poco más adelante, desde un mirador se tiene una panorámica del Valle del Pipo, los cerros Guanaco y Portada y el Monte Susana. Finalmente, atravesando el Parque Nacional Tierra del Fuego, el tren pasa por una zona intangible a la que ningún turista puede acceder por medios propios, donde se ve el Cementerio de Árboles, talados por los presos, y parte del aserradero Lombardich, que funcionó hasta la creación del parque.