Lunes 06 de Abril de 2020

Vainilla: un negocio que mueve millones

El mayor productor es Madagascar con alrededor de 80.000 productores. El kilo cuesta entre US$400 y US$500

Vainilla: un negocio que mueve millones
jueves 04 de octubre de 2018

Gran parte de los productos que tienen sabor o aroma a vainilla son artificiales. De hecho, menos del 1% del sabor a nivel mundial proviene de las vainas reales, cuyo mayor productor es Madagascar.

Desde Antananarivo, capital de Madagascar, se requieren dos vuelos, un viaje de dos horas en lancha y otra media hora en canoa para arribar a Ambanizana, un pueblo donde el bosque se une al mar, haciendo que la humedad, la sombra y las temperaturas moderadas creen el clima propicio para el cultivo de vainilla.

El precio de este cultivo se disparó en 2017 a causa del ciclón Enowo que destruyó gran parte de la cosecha, llegando hasta los US$600 por kilo, lo que generó una ola de saqueos en Madagascar. Esto hizo que los agricultores se vieran obligados a proteger sus cosechas durante las 24 horas del día.

En total, en la isla hay alrededor de 80.000 productores de vainilla. Gracias a las ganancias obtenidas por la venta de vainas curadas, que actualmente cuestan entre US$400 y US$500 por kilo, los padres pueden enviar a sus hijos a mejores escuelas fuera de sus aldeas. Además, esto permite el desarrollo de viviendas de ladrillo modernas en lugares donde antes solo había casas de madera convencionales.

 

Polinización

Gran parte de los insectos, incluyendo las abejas melíferas típicas, no pueden acceder al polen de una flor de orquídea vainilla. Solo hay una abeja capaz de alcanzarlo, la Melipona, que habita solo en México.

Atendiendo esta dificultad, un niño llamado Edmon Albius, oriundo de la isla de Reunión, lindante con Madagascar, creó un sistema de polinización manual que consiste en levantar la membrana entre las partes masculina y femenina de la flor mediante el uso de un palillo delgado y afilado, presionándolas entre sí para que se produzca la polinización. Este procedimiento debe realizarse en cada una de las flores de cada planta para poder generar el fruto.

Se debe tener en cuenta que si a un productor se le pasa el período de fertilización de una flor o daña la planta, sus vainas no servirán. Aproximadamente, se requieren 600 flores polinizadas a mano para producir un kilo de vainas de vainilla curadas. Luego de la polinización, el agricultor debe esperar nueve meses para que las vainas maduren.

Es importante remarcar que las vainas de vainilla empiezan a fermentarse muy rápido, por lo que es necesario hallar compradores lo más pronto posible. Por lo general, los pequeños agricultores venden las vainas verdes a los intermediarios quienes, a su vez, se las venden a los exportadores locales; en este momento, las vainas no tienen su peculiar aroma a vainilla.