Viernes 25 de Septiembre de 2020

Los emprendimientos gastronómicos que triunfan en plena pandemia

El éxito de los establecimientos que encontraron una oportunidad y siguen adelante con sus proyectos

Los emprendimientos gastronómicos que triunfan en plena pandemia
miércoles 09 de septiembre de 2020
E

l aislamiento social, preventivo y obligatorio, declarado en marzo por el presidente Alberto Fernández para evitar la propagación del COVID-19, obligó al cierre de restaurantes y bares. Sin embargo, en medio de la crisis, algunos chefs supieron reinventarse.

 

Las “cajitas felices” de Ya Cabrón

Esteban Cigliutti creó Ya Cabrón, una marca que refleja el gran abanico que ofrece la cocina azteca. Durante la pandemia, Cigliutti decidió seguir adelante con la búsqueda de un local para inaugurar como delivery.

Ya Cabrón llega en forma de cajitas felices, con un menú para dos personas que incluye un snack, tostadas –una con tartar de lomo y otra con pulpo–, tacos en dos variedades y una decena de salsas para acompañar a gusto. El recomendado: taco de cerdo al pastor.

 

Leña y barro en El Imperfecto

Diego “Tatu” Rizzi y su pareja, Memi Saravia, comandan El imperfecto. En enero, encontraron un local y empezaron las obras; cuando vieron que el panorama no era nada alentador, decidieron sacar el pie del acelerador y terminar ellos lo que quedaba pendiente.

“Tengo cero expectativas por la situación, pero por ser un lugar nuevo no me puedo quejar. El objetivo es llegar a fin de año lo mejor parado para tener un 2021 relativamente normal”, dice Rizzi.

En El Imperfecto no hay hornallas: todo se cocina a leña con horno de barro y caldero. La cuarentena impuso sus condiciones en el menú y limitó la propuesta a sándwiches, algunas entradas y acompañamientos como el famoso paté con pickles o las bombas de papa. El recomendado: sándwich de roast beef al horno de barro, con mostaza, cebolla, hongos y queso.

 

Confort food en Na Num

Na Num nació antes de la pandemia como el emprendimiento de cocina coreana pop up de la cocinera Marina Lis Ra. Si bien funcionaba dentro de Opio –restaurante que es propiedad de Diego Rizzi–, desde hace tiempo su dueña buscaba un espacio propio.

A fines de diciembre, Ra consiguió un local en el nuevo barrio de moda: Chacarita. A pesar del aislamiento, el restaurante abrió hace un mes y es todo un éxito. “Estamos al máximo de nuestra capacidad. En un delivery, tenés cinco comandas de cuatro o seis platos cada una y todos quieren venir a buscarlos a las 21”, cuenta la cocinera. El recomendado: ñoquis coreanos de arroz tostados con crema de chunjang, langostinos, chili y lima.

La cuarentena exigió reinventar el menú centrando su propuesta de cocina coreana argentina en una impronta confort food. “La gente ve la cocina asiática como un gustito para darse de vez en cuando, no como algo para todos los días. Tuvimos que llevarla a platos que conozca el argentino, que el cliente lea y entienda de qué trata”, explica la chef.

 

Mad Pasta, de autor y por delivery

Félix Babini y Lucas Canga rompen los moldes con Mad Pasta, un delivery de pastas de autor con una estética y una estrategia de comunicación muy fresca. Este emprendimiento le debe su éxito a la cuarentena. Babini había dejado Alos, donde se encargaba de las pastas, para ir a perfeccionarse a Italia, pero el coronavirus lo ancló a Buenos Aires y decidió iniciar este proyecto con su amigo.

Las primeras entregas las hicieron a mediados de julio. Desde su concepción se pensaron como delivery: las pastas llegan congeladas y las salsas frescas, pero se pueden congelar. El recomendado: capeletti de ricota, arvejas, menta y limón con pesto de albahaca y frutos secos.

El menú rota de forma semanal y cada plato va con su salsa correspondiente. “Nos encanta cocinar, pero lo que más nos gusta es dar un servicio, así que nuestra idea es abrir un restaurante”, concluyen.