Viernes 06 de Diciembre de 2019

Grandes inversores apuestan por las nuevas marcas de alimentos y bebidas

Desde un espacio en la televisión para captar inversores hasta personalidades resaltantes que apuestan a lo orgánico, cada vez son más los que invierten en la sustentabilidad de los alimentos

Grandes inversores apuestan por las nuevas marcas de alimentos y bebidas
viernes 15 de noviembre de 2019

A Laura DAsaro, fundadora de Chirps Chips, un refrigerio sin gluten hecho de harina de grillo alta en proteínas, no le resultó fácil convencer a los inversores de que apostaran por su emprendimiento en 2013.

“Estábamos poniendo algo que, por ahí, la gente consideraba desagradable. Sugeríamos que la gente comiera insectos”, recordó DAsaro. “Se pueden imaginar que nos costó mucho obtener fondos”, añadió.

En los primeros dos años, ella y sus cofundadores recurrieron a rutas de financiación no tradicionales, incluidas competiciones de lanzamiento y una campaña de Kickstarter. Con el tiempo, Chirps Chips se aseguró un lugar en Shark Tank, el reality show empresarial en el que los inversores de renombre escuchan a las nuevas empresas lanzar sus empresas y esperan fondos. DAsaro y su cofundador lograron llamar la atención del multimillonario Mark Cuban y consiguieron una inversión de US$100.000, obteniendo el 15% del capital de la compañía.

Ese financiamiento cambió la trayectoria de la empresa. Después de ese primer financiamiento, más personas se mostraron dispuestas a invertir. Chirps Chips ha seguido creciendo desde entonces, expandiéndose de un par de cientos de tiendas con el producto a más de 1.500. “Creo que la proteína sostenible será un producto importante en el futuro”, resaltó Cuban.

Los inversores de renombre pueden elevar el perfil de las empresas, haciendo que otros inversionistas se sumen. Más marcas están cosechando esos beneficios a medida que los inversores recurren cada vez más a las compañías de alimentos y bebidas para aumentar sus ganancias e invertir en productos en los que creen.

“Hay un resplandor mágico alrededor de las celebridades o los inversores que son más conocidos, que las personas están un poco más dispuestas. Son un pionero de la moda”, indicó DAsaro. “Es como el niño genial en clase. Si los niños populares lo hacen, entonces otras personas están más dispuestas a intentarlo. Eso siempre importa, pero importa especialmente cuando se habla de nuevas ideas que, de lo contrario, la gente duda un poco tratar”, recalcó.

 

Ofertas de publicidad que atraen inversores

Las compañías que obtuvieron fondos en Shark Tank a lo largo de los años dijeron que ofrecer un producto único que los inversores disfrutaran comiendo era clave para asegurar lograr una oferta en el reality show.

Tal es el caso de Elyse Oleksak, cofundadora de Bantam Bagels, quien aseguró que tener una marca que sea diferente con productos listos para usar es lo que llama la atención de inversores y consumidores. La empresa, con sede en la ciudad de Nueva York, fabrica mini bagels rellenos congelados, panqueques y picaduras de huevo. La firma obtuvo una inversión de US$275.000 por parte de Lori Greiner a cambio de una cuarta parte del negocio. El año pasado, Bantam Bagels fue adquirida por T. Marzetti Co. por US$34 millones.

Por su parte, Junea Rocha, cofundadora y CMO de Brazi Bites, llevó su empresa take away de bocadillos de pan de queso congelados y sin gluten –un alimento básico en Brasil– a los Estados Unidos. “Crecí comiendo este producto y me di cuenta de que había una gran oportunidad en EE.UU. porque este producto no se distribuía a los estadounidenses de la manera que merecía”, resaltó Rocha.

Cuando participó en Shark Tank, la compañía ya había logrado un reconocimiento de marca con sus productos en 1.000 tiendas en todo el país, pero todavía era una empresa joven que crecía orgánicamente. Después del reality show, el producto se agotó en todo el país y Greiner le ofreció a Brazi Bites US$200.000 a cambio de un 16,5% del capital.

Aunque la compañía aceptó el acuerdo en el aire, Rocha dijo que el mismo fracasó. Sin embargo, afirmó que más consumidores estaban interesados ??en el producto porque los grandes inversores lo disfrutaron en la televisión.

 

Grandes inversores también apuestan a lo orgánico

Pero no solo los inversores de Shark Tank invierten su dinero en el negocio de alimentos y bebidas. Desde Bill Gates y Jeff Bezos hasta Warren Buffett y Richard Branson, inversores de renombre han estado invirtiendo su dinero en el rubro.

El año pasado, la compañía de ingredientes de tecnología alimentaria Motif recaudó US$90 millones en una ronda de financiación liderada por Breakthrough Energy Ventures, un fondo que incluye multimillonarios como el fundador de Amazon, Jeff Bezos; el fundador de Microsoft, Bill Gates; y el fundador de Virgin, Richard Branson. Berkshire Hathaway, de Warren Buffet, tiene una participación en Kraft Heinz; también compró los dulces Sees Candies en 1972 por US$25 millones.

A medida que las empresas buscan opciones más ecológicas basadas en plantas, los inversores como Bill Gates han dicho que quieren poner fondos en compañías que están haciendo la diferencia. Beyond Meat se ha asegurado inversiones de grandes nombres como Gates, Leonardo DiCaprio y el ex CEO de McDonalds, Don Thompson.

“La cría de carne requiere una gran cantidad de tierra y agua y tiene un impacto ambiental sustancial”, señaló Gates, a la vez que añadió: “No hay forma de producir suficiente carne para nueve mil millones de personas. Sin embargo, no podemos pretender que todos se vuelvan vegetarianos; es por eso que necesitamos más opciones para producir carne sin agotar nuestros recursos”.

De la misma manera, otros inversores ricos han expresado ir por la misma línea que Gates. Además de su inversión en Motif, Richard Branson también ha invertido en Memphis Meats, una startup de carne cultivada con sede en San Francisco.

“En 30 años más o menos, creo que miraremos hacia atrás y nos sorprenderá lo que fue la forma aceptada en que matamos animales en masa para comer. Creo que, en el futuro, la carne limpia y a base de plantas se convertirá en la norma, y ??en 30 años es poco probable que los animales tengan que ser sacrificados para comer”, opinó Branson.

Además, este tipo de inversiones también ofrece oportunidades financieras. Según los analistas, el mercado de carne alternativa podría alcanzar los US$140 mil millones durante los próximos diez años, lo que significa que podría capturar alrededor del 10% del total de la industria cárnica mundial de US$1,4 trillones.

 

Invertir en alimentos y bebidas

Según datos del Departamento de Agricultura Estadounidense, los consumidores, las entidades gubernamentales y las empresas, gastaron alrededor de US$1,71 billones en alimentos y bebidas en 2018. Además, el gasto anual promedio en alimentos aumentó el año pasado a una tasa más alta que la mayoría de los otros elementos esenciales, según señaló la Oficina de Estadísticas Laborales.

Richard Colloca, socio de EisnerAmper, sostuvo que el rubro de alimentos y bebidas puede generar inversiones inteligentes. Es un mercado relativamente fácil para promover productos con fuertes canales de distribución a nivel nacional e internacional. “Sobre todo con el crecimiento de las redes sociales, se ha vuelto más fácil comercializar nuevos productos en la industria”, indicó Colloca. “Casi el 25% de cada dólar gastado en el comercio minorista es atribuible a la industria de alimentos y bebidas, lo cual es significativo”, concluyó.