Sábado 15 de Agosto de 2020

Startups: aprender del rechazo

Cuatro aspectos a tener en cuenta para capitalizar el no de los inversionistas

Startups: aprender del rechazo
miércoles 29 de julio de 2020
C

omprender por qué un capitalista de riesgo desestima el inicio de un negocio puede ayudar a los fundadores a construir mejores negocios. El rechazo es una forma de juicio que, en virtud de su negatividad, puede convertirse en una píldora difícil de tragar.

“Como fundador, mi objetivo principal era hacer despegar mi negocio. Cuando tomé el rechazo personalmente, me estaba privando de la oportunidad de aprender algo sobre mi negocio que podría ayudarme en el futuro”, cuenta Leslie Feinzaig, CEO y directora ejecutiva de la  Alianza de Fundadores Femeninos, una red nacional estadounidense con 20.000 fundadores, inversionistas, socios y simpatizantes que colaboran para ayudar a las mujeres y líderes de startups no binarias a tener éxito.

“Con el beneficio del tiempo, la experiencia, la perspectiva y una piel más gruesa, comencé a compilar las razones detrás del rechazo, para que los fundadores puedan convertir un momento doloroso en éxito comercial”, agrega.

A continuación, la lista de motivos por los cuales los inversores descartan nuevas empresas y las lecciones que esos rechazos pueden enseñar a las nacientes startups.

 

1- Problemas fundamentales

En ocasiones, los fundadores se enamoran de una idea y se apresuran a construirla antes de verificar realmente las probabilidades de éxito del negocio. Se trata de un área donde la retroalimentación de los inversores puede ser más útil. Utilice sus comentarios para evaluar críticamente el ajuste de su producto en el mercado.

 

2- Tipo de inversión correcta

Los capitalistas de riesgo tienen objetivos de crecimiento y salida muy específicos para las empresas en las que invierten; es decir, deben cumplir con ciertas condiciones para que se interesen. Existe un tipo de capital adecuado para cada tipo de negocio. Si éste fue el motivo de su rechazo, anímese: su negocio podría ser más adecuado para préstamos comerciales tradicionales, inversiones de socios, subvenciones o, mejor aún, puede buscar ingresos reales de clientes reales, que es el tipo de capital inicial más valioso.

No obstante, si aún tiene la convicción de que es apto para capital de riesgo, es posible que deba reconsiderar su mercado y modelo de negocio.

 

3- Habilidad persuasiva

A menudo, el problema no es la empresa en sí o la dinámica del mercado, sino que falla en la explicación a la hora de persuadir significativamente al inversor. “Para ser un fundador exitoso debe ser un narrador persuasivo”, subraya Feinzaig. La narración persuasiva lo ayudará a cerrar tratos en el futuro, ya sea con inversores, asociaciones, nuevos clientes o potenciales compradores.

Para ello, póngase en el lugar del inversor y cree un terreno de juego que demuestre sustancia: genere entusiasmo y sugiera urgencia para atraer a los inversores.

 

4- El objetivo

El objetivo real de cada fundador debe ser lanzar un negocio que cree valor para él, su equipo, sus clientes y para las partes interesadas. En este sentido, el capital de riesgo será solo un medio y uno de los muchos caminos posibles para lograr el objetivo final.

Es por eso que los grandes fundadores deben saber que su trabajo no es complacer a todos los inversores, sino construir un gran negocio desafiando las probabilidades, tomando el rechazo y convirtiéndolo en combustible.