Jueves 21 de Noviembre de 2019

Mc Donald's por dentro: ¿cómo se elaboran las clásicas hamburguesas de la cadena?

La multinacional abrió las puertas de la cocina de uno de sus locales de Olivos y mostró todos los cuidados y procedimientos que se realizan antes de entregar un McMenú

Mc Donald's por dentro: ¿cómo se elaboran las clásicas hamburguesas de la cadena?
martes 05 de noviembre de 2019

Con el objetivo de mostrar transparencia en los procesos de elaboración de sus productos que tantos mitos han generado a lo largo de los años, la cadena de comida rápida McDonald's abrió las puertas de la cocina de uno de sus locales de Olivos, donde por medio del programa “Puertas Abiertas” mostró todos los cuidados y procedimientos que realizan sus empleados antes de entregar un McMenú.

“Puertas Abiertas” es un proyecto presentado este año gracias al cual un grupo de visitantes puede realizar un recorrido por la totalidad de las instalaciones para descubrir cómo se elaboran las clásicas hamburguesas, las papas o los menús que incluyen pollo.

Una vez dentro de la cocina, lo primero que llama la atención es un enorme contenedor higiénico al que el staff se dirige constantemente para lavarse las manos y aplicarse germicida. Allí también hay un timer que les recuerda los intervalos prefijados que tienen para pasar por el lavatorio.

Más adelante, ya se puede observar de cerca como es la metodología de trabajo, al escuchar y ver el movimiento del lugar en tiempo real, con la coordinación de los equipos, los controles permanentes, los indicadores a los que hay que prestarle atención y los productos y condimentos que hay que cuidar especialmente para controlar la calidad final.

La segunda parada es la bodega, donde se guardan los materiales secos, como los papeles y alimentos que no requieren refrigeración, y se ubican las cámaras de conservación llamadas “Bariloche” y “Ushuaia”, que son refrigeradora y conservadora, respectivamente. La última genera una temperatura de hasta 23 grados bajo cero.

Tanto en el primer sector como en el segundo, todo aparece claramente rotulado y alojado en tarimas que no tocan la pared ni el techo, de modo que la limpieza y la circulación del frío sean más simples. En la refrigeradora se mantienen verduras, huevos, agua, jugos, utensilios sanitizados y las tortas del McCafé; mientras que en la otra cámara se guardan las papas fritas, el pollo y las hamburguesas de carne, que pasan del congelado automáticamente a la cocción.

McDonald's tiene una amplia trayectoria con la mayoría de sus proveedores nacionales, con quienes no solo conserva el vínculo, sino que intenta mejorarlo día a día.

“Para nosotros es muy importante el cuidado responsable de la calidad de los alimentos y contar con una materia prima seleccionada que es cuidada en su traslado”, comentó Dolores Pizarro, nutricionista y líder del equipo de Entrenamiento.

Desde la compañía afirman que los proveedores tienen que cumplir ciertas auditorías internas y externas en relación a la calidad de su producto y otros requisitos importantes, como no tener mano de obra infantil y contar con estrategias que erradiquen las prácticas discriminatorias. Con varios de ellos la relación data de hace más de treinta años, como Fargo (pan), McCain (papas), Granja Tres Arroyos (pollo) y Campos del Tesoro (carnes).

Los productos arriban a los locales a través de un camión que está especialmente diseñado con las tres cámaras de conservación y su respectivo precintado de seguridad. Una vez que llegan, los encargados de su recepción controlan que las temperaturas de las materias primas sean adecuadas. Lejos de cualquier mito, la carne es 100% vacuna y no cuenta con agregados ni conservantes.

Dentro de la cocina, hay una pantalla que indica el pedido y da comienzo a un trabajo a lo largo de una amplia mesa cuyo punto de partida es la selección del pan. Este último, tiene una receta especial para la cadena y no es el mismo que se encuentra en los supermercados. Luego de escogerlo, pasa a una tostadora vertical que durante 22 segundos que lo carameliza –esto evita que se seque con los condimentos– y sigue una línea de agregados que se mantienen en la mesa solo por un período determinado. Más adelante, se le coloca la carne o el pollo que pasaron por la parrilla, que anteriormente estaban en un dispositivo con una especie de cajones tipo horno que mantenían su temperatura.

En ningún espacio deja de haber controladores de tiempo, trazabilidad y producción, debido a que mientras las hamburguesas se deslizan hacia el área del mostrador, una empleada supervisa la calidad del aceite para el preparado de las papas, cuyos canastos se cargan automáticamente para tener siempre el mismo volumen. Al otro lado, se puede visualizar que hay una pared llena de relojes de control.

“Es coordinación y entrenamiento constante. Esta manera de trabajar mantiene la esencia de los orígenes de la compañía y destaca la preparación en liderazgo y las metas del equipo de gerentes”, concluyó Pizarro.