Jueves 21 de Noviembre de 2019

Comprando experiencias

Las marcas apuestan a las users experiences

Comprando experiencias
lunes 04 de noviembre de 2019

Dentro de la llamada “tiranía de los consumidores”, las marcas compiten para ver quién crea mejores lazos emocionales con el cliente a través del marketing experiencial o marketing de experiencias. Estos momentos se volvieron más significativos que los bienes materiales y terminan siendo el driver de las compras.

La dificultad que tienen las marcas para diferenciarse las obliga a buscar otras maneras de atraer al consumidor, buscando que el momento de compra se convierta en un momento especial y único.

 

Cuando una buena experiencia es todo

El pionero de las experiencias fue el magnate Steve Jobs, quien alentó la experiencia en los puntos de venta de la marca Apple hace ya más de diez años. La experiencia del usuario (UX, por las siglas en inglés de User Experience) engloba todos los aspectos de la interacción del cliente con las marcas, desde vendedores, locales y vidrieras, hasta la utilización de páginas web o aplicaciones. Cuanto más ofrezca la marca, más leal le será el consumidor.

El marketing experiencial llegó a la venta de productos, creando sensaciones que involucran los cinco sentidos. En este caso, lo que se busca es que el cliente viva el estilo de la marca in situ a través de la ambientación, las luces, la música y las actividades que puedan llevarse a cabo en la tienda: desde una pista de skate en el subsuelo de un local de ropa Vans en Londres; un tobogán virtual de agua en la vidriera de Topshop en Oxford Street; hasta la posibilidad de dormir en las camas de Ikea. Según los expertos, la activación requiere de ciertas características para ser efectiva: sorpresiva, innovadora, interactiva y duplicable; es decir, que los consumidores puedan compartir la experiencia en sus redes sociales y luego seguir comprando en la tienda.

En el caso de las experiencias online, las redes sociales y páginas web  tienen un protagonismo central. Involucrar al usuario para saber qué ofrecer y sorprenderlo sin confundirlo es clave.