Jueves 21 de Noviembre de 2019

Siesta en la oficina: un método innovador para reponer energías

Cada vez son más las empresas que empiezan a adoptar esta estrategia de trabajo. Especialistas afirman que un descanso de 25 minutos puede incrementar los niveles de alerta y prevenir enfermedades

Siesta en la oficina: un método innovador para reponer energías
miércoles 30 de octubre de 2019

La mayoría de los seres humanos pasamos alrededor de un tercio de nuestra vida durmiendo. Con estas estadísticas, nadie puede negar que el sueño ocupa un rol fundamental en nuestro día a día, ya que nos ayuda a transitar las horas que estamos despiertos con otros niveles de energías. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las personas deberían dormir al menos ocho horas diarias para realizar sus tareas en óptimas condiciones. Sin embargo, gran parte de la población global –por diferentes motivos– duerme bastante menos.

¿A qué se debe? Distintos factores afectan la vida de las personas: preocupaciones, estrés, problemas familiares, el trabajo, la hiperconectividad, entre otros. Lo que está claro es que llegar a un ambiente laboral con cuatro, cinco o seis horas de sueño puede ser muy perjudicial.

Una gran cantidad de estudios afirma que dormir dos horas menos de las ocho recomendadas puede reducir la seguridad y los niveles de alerta, incrementando el riesgo a padecer lesiones y accidentes en el trabajo. Además, la falta de descanso se asocia con enfermedades como la obesidad, los trastornos cardiovasculares, la hipertensión, el cáncer, la ansiedad y la depresión.

Con este escenario, cada vez son más las empresas que empiezan a implementar espacios denominados “siestarios”, que son lugares confortables y disponibles para tomar una siesta de no más de treinta minutos. El tiempo no representa un factor menor, ya que un informe de la NASA reveló que la siesta perfecta no debe durar más de 26 minutos, debido a que en ese lapso es imposible caer en un sueño profundo y se evita la sensación de aturdimiento típica del despertar.

En la Argentina hay cuatro empresas/establecimientos que cuentan con siestarios en sus instalaciones, entre los que se destaca Google. La “googler” Florencia Sabatini asegura que este sitio la ayuda a tener un desempeño con menor rotación y más productividad.

Otro ejemplo es el de Arredo, que desde sus oficinas administrativas propuso el programa “Saludable”, desde donde se alienta una mejor alimentación, la siesta y el ejercicio físico. “Los siestarios forman parte de nuestras acciones de cuidado, atención y responsabilidad social”, plantea una de las directoras de la marca, Marta del Pino. También hay un siestario en la Facultad de Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires (UBA), ideado por seis estudiantes de la cátedra de Arquitectura; y en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE), armado en un área del comedor que dispone de siete metros cuadrados.

A la hora de armar uno de estos sitios, hay que aclarar que no necesariamente es preciso gastar una gran suma de dinero, sino que solo se debe contar con el lugar para acondicionarlo. La compañía Contact Workplaces, que se dedica al diseño de espacios laborales, recomienda que el ambiente sea amplio como una sala de reuniones, y que reúna algunos requisitos esenciales para la conciliación del sueño.

Entre los elementos que no pueden faltar se distinguen:

- Tranquilidad y privacidad: debería ser un espacio con puerta, que permita aislarse del exterior.

- Equipamiento apropiado: tendría que disponer de sillones mullidos, hamacas paraguayas, pufs o cualquier elemento cómodo, como una mat de yoga.

- Sistemas de oscurecimiento: cortinas blackout que bloqueen la luz solar y una iluminación tenue que ayude a conciliar el descanso.

- Temperatura agradable y fresca: 24 grados es la temperatura ideal.

- Acondicionamiento acústico: se sugiere un sistema de enmascaramiento de sonidos que sirva para bloquear los ruidos del exterior y reproduzca sonidos naturales como agua fluyendo, viento o lluvia, que favorezca la calma.

- Aromatizantes naturales: según especialistas, hay aromas que producen efectos beneficiosos sobre las personas, como por ejemplo la lavanda y el romero, que disminuyen el estrés y mejoran el humor; la vainilla, en cambio, propicia la relajación.

- Mantas y almohadas: nuestro sentido del tacto las asocia con sensaciones de comodidad, contención y calidez.

 

Aspectos a tener en cuenta

- Se calcula que el momento ideal para dormir una siesta es durante el lapso en el que los niveles de actividad del ciclo circadiano son más bajos, es decir, alrededor de las 15 y las 17 hs.

- Es recomendable no excederse de los 25 minutos de siesta, ya que en esa cantidad de tiempo basta para recuperar la atención y consolidar la memoria.

- La falta de sueño es una de las principales causas de ansiedad y depresión en grandes ciudades.

- Cerca del 40% de la población mundial sufre problemas de sueño; un 6% padece de insomnio.