Domingo 12 de Julio de 2020

¿Por qué Tesla vale más que Volkswagen, Ford o General Motors?

La clave está en que la compañía no es una marca de autos, sino una empresa de tecnología que ofrece vehículos entre sus productos

¿Por qué Tesla vale más que Volkswagen, Ford o General Motors?
lunes 29 de junio de 2020
T

esla rompió con casi todos los tabúes que existían dentro del sector automotriz y se convirtió en la segunda empresa de la industria más valorada a nivel mundial.

La firma de automóviles eléctricos volvió a superar la barrera de los 900 dólares por acción. Esto significa que le dieron un valor por encima de los 160 mil millones de dólares, lo que la ubica solo por debajo de Toyota y por arriba de verdaderos monstruos como Volkswagen, Ford, General Motors, Renault-Nissan y el grupo Hyundai. Lo más sorprendente de todo es que Tesla alcanza esa condición ?vendiendo menos de un 5% de lo que comercializan cada uno de los grandes grupos automotores.

La compañía liderada por Elon Musk entregó el año pasado 368 mil vehículos en todo el mundo y se espera que este año supere las 500 mil unidades entregadas en todo el planeta. Sin dudas, se trata de un crecimiento notable, pero esa cifra está a kilómetros de distancia de lo que fabrican las grandes marcas de autos. Toyota y Volkswagen venden más de 10 millones de vehículos anuales cada uno; el grupo Renault-Nissan está por encima de los 9 millones; General Motors y Hyundai-KIA superan los 7 millones; y detrás están Ford, Honda y Fiat Chrysler, entre los más destacados.

 

Eléctrica y automatizada?

La primera gran diferencia con el resto de las empresas que fabrican y venden vehículos es que Tesla no necesita realizar la transformación que está viviendo la industria, la más profunda y grande de toda su historia, en materia de electrificación de gamas, automatización y de conectividad.

Tesla solo vende autos eléctri?cos, porque nació fabricándolos, y es la que cuenta con la tecnología más avanzada en materia de sistemas de conducción autónoma. La firma de Musk hace prácticamente todo de otra manera a la que manda el manual de instrucciones de la industria automotriz: desde poner en el mercado sistemas que van evolucionando a medida que los usuarios los van usando, hasta vender sus productos de una manera muy poco tradicional.

Además, a la compañía californiana no solo se la asocia con la idea de ser amigable con el medio ambiente, ya que es un auto que no emite gases contaminantes, sino que también va de la mano de la vanguardia tecnológica y de una experiencia de uso única.?

El Model S, que es un vehículo de lujo para usar todos los días, puede acelerar más que un Porsche y que una Ferrari. En tanto, el SUV Model X, que puede llevar 7 pasajeros, muestra valores de aceleración muy parecidos.? Una pantalla enorme, que el auto se mueva sin nadie al volante y recoja al conductor, o las cámaras de vigilancia que pueden ver y grabar si alguien ejerce algún hecho de vandalismo sobre el vehículo, son solo algunos de los elementos y dispositivos con los que Tesla saca ventaja respecto de un fabricante tradicional.

Todo se va actualizando y mejorando con la experiencia de los usuarios. Es casi un ensayo y error en vivo y con los clientes. Y si hay que actualizar algo en el sistema, no hay que ir al concesionario, sino que se hace de manera remota como quien actualiza una aplicación en el teléfono celular.

Más Noticias