Cómo consolidar negocios con Israel

Recomendaciones para comprender y acercarse al mercado israelí

Cómo consolidar negocios con Israel
miércoles 08 de agosto de 2018

Cuando uno visita un supermercado en Israel se encuentra con que son varios los cortes de carnes y vinos que tienen la etiqueta made in Argentina. Desde las embajadas de ambos países remarcan el buen clima para hacer negocios: en los últimos años hubo muchos israelíes que invirtieron en nuestro país, así como también hubo argentinos que viajaron a Israel para averiguar cómo podían hacer para colocar sus productos allí.

La buena relación con Israel empezó hace 11 años, tras la firma del Tratado de Libre Comercio con el Mercosur en diciembre de 2007, aunque éste recién empezó a regir en 2011. Se trató del primer convenio comercial firmado por el Mercosur fuera del continente americano.

La balanza comercial favorece a la Argentina ya que, de acuerdo a los registros obtenidos en 2016, las exportaciones alcanzaron los US$196 millones. En tanto, para el primer semestre del año pasado se llegó a US$98 millones.

 

Recomendaciones para hacer negocios con Israel

Si el plan es participar de una feria comercial o encuentro de negocios, una buena opción es instalarse en la ciudad de Tel Aviv, ya que allí se concentran los centros de negocios más importantes del país. Entre los más reconocidos se encuentran la empresa Agritech Israel (perteneciente al sector agroindustrial), la feria internacional Isra Food y Watec Israel (tecnología en lo que respecta al agua).

La mayoría de las compañías y startups más importantes se hallan sobre la avenida Rothschild. El Estado impulsa, en colaboración con las universidades, propuestas tecnológicas que han logrado que Israel se convierta en uno de los países más emprendedores. Gran ejemplo de ello es la empresa Waze, que brinda información del tránsito.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que en Israel se trabaja de domingo a jueves, en vez de hacerlo de lunes a viernes como en nuestro país. Los viernes para los israelíes son lo más parecido a los sábados para nosotros: se trabaja de manera más relajada; algunos lo hacen medio día y otros no trabajan.

En cuanto a la planificación de las reuniones, no se aconseja agendar un encuentro para un viernes a la noche, ya que comienza el Shabat, que es el día sagrado de la semana judía, y el sábado es día de descanso. Por el contrario, organizar una reunión para un domingo es una excelente opción, debido a que es cuando comienza la semana laboral.

En lo que respecta a la comida, organizar un desayuno siempre es buena opción. En Israel los desayunos son copiosos e invitan a degustar una gran variedad de platos: desde ensaladas, quesos, aceitunas y pescado hasta el shakshuka, un plato típico de Medio Oriente elaborado con tomates guisados, especias y huevos.

Otro dato a tener en cuenta es que en Israel no se saluda con besos. Sean hombres o mujeres, siempre se saluda con la mano. Si bien los israelíes suelen ser informales –no usan saco ni corbata en una reunión–, aprecian mucho que el interlocutor sea concreto, por lo que ser directos a la hora de plantear un negocio es fundamental. También cabe mencionar que al ser un país productor de tecnología, está bien visto usar el Whatsapp para negociar.