Miércoles 08 de Julio de 2020

Tres claves para emprendedores: cómo hacer crecer tu empresa

Delegá la ejecución de las tareas diarias y concentrate en el panorama general de tu compañía

Tres claves para emprendedores: cómo hacer crecer tu empresa
domingo 05 de mayo de 2019

Si bien los emprendedores, al comienzo de su emprendimiento, creen que deben desempeñar todos los puestos de la organización, la realidad es que tienen una limitación en cuanto a lo que pueden crear y lograr personalmente. Para superar esa limitación, debés aprender a crear una empresa que pueda funcionar sin estar vos presente.

 

Aprendé a delegar el “cómo”

Incluso los mejores emprendedores no saben cómo desempeñar todas las funciones de su empresa; además, no hay forma de que una sola persona pueda lidiar con todas las cosas al mismo tiempo y hacerlas todas bien.

Por eso, tu trabajo como dueño no es saber cómo hacer todo, sino cómo delegar. Tus responsabilidades como fundador o CEO son determinar a quiénes contratar/despedir, crear y compartir tu visión, establecer la dirección de la empresa y brindarle un propósito al equipo para que éste apoye tu visión.

Tu trabajo es comunicar y alentar a tus empleados para que entiendan tu visión y, luego, dejá que otros expertos se encarguen de la ejecución. Para que esto salga bien, deberás rodearte de gente excelente que sepa ejecutar.

 

Descubrí cómo hacer para que tu presencia diaria no sea necesaria

Replicá tu talento en tu equipo para que puedas retirarte de la actividad diaria de la empresa y, aún así, ésta siga funcionando efectivamente. Tus empleados serán quienes resuelvan cómo trasladar tu visión a las actividades diarias para lograr el resultado esperado. Contratá gente capaz, en quién puedas confiar para que encuentren cómo hacerlo.

De esta forma, tendrás más tiempo para enfocarte en el panorama general.

 

Trabajá por tu empresa, no en ella

Desprendete de la semana laboral de siete días. Empezá tomándote todos los fines de semana más un día de semana libres. Te sorprenderá cuánto más lográs en esos cuatro días de trabajo que te quedan. Sentirte renovado y enfocado en el trabajo será el resultado de tomarte más tiempo ocioso para darle un respiro a tu cerebro del estrés diario de emprender.

Luego, pasá a una semana laboral de tres días. Antes de que te des cuenta, podrás tomarte un mes sin preocuparte por que las cosas sigan funcionando en tu ausencia.

Puede atemorizarte agrandar la empresa, pero debés hacerlo para que ésta pueda alcanzar los mayores niveles de éxito. Contratá a gente que pueda lidiar con el negocio sin tu ayuda. Estarás en mejores condiciones para lograr cosas asombrosas con tu compañía.