Domingo 05 de Abril de 2020

Cómo restablecer la confianza y el compromiso en un ambiente laboral tóxico

Si notás que tus empleados se quejan o bajaron su rendimiento, ocupate del tema y desarrollá un plan estratégico para que todos puedan ser productivos y se sientan a gusto con su trabajo

Cómo restablecer la confianza y el compromiso en un ambiente laboral tóxico
martes 19 de marzo de 2019

Según una investigación desarrollada en 2017 por el Instituto de Acoso Laboral (Workplace Bullying Institute o WBI, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, uno de cada cinco trabajadores confiesa haber sido acosado en el trabajo. Asimismo, en una encuesta realizada por la plataforma de redes sociales Blind, se determinó que más de la mitad de los integrantes de una empresa suelen pensar que su ambiente laboral es tóxico.

No se necesitan demasiados empleados tóxicos para desequilibrar una oficina. La presencia de uno ya puede generar un malestar generalizado. Si notás que tus subordinados no se están desempeñando bien, se quejan o incluso abandonan la empresa, es necesario que desarrolles un plan para restablecer la confianza y restaurar la salud del lugar.

A continuación, te damos algunos tips para fortalecerte:

- Hacete cargo del problema: “Admitir que hay un inconveniente y dejar que el resto sepa que sos consciente de ello es el primer paso para crear una cultura laboral más saludable”, expresa el entrenador ejecutivo, Joshua M. Evans, autor del libro “Enthusiastic You! Redescubriendo su pasión y energía: herramientas para el éxito en su vida cotidiana”.

Según él, los empleados no siempre estarán dispuestos a admitir que hay un problema, de modo que dejarán que el líder sea quien hable primero y tome la iniciativa.

Una vez que estés frente a tu grupo de trabajadores, comunicá cómo querés mejorar la situación y solicitá sugerencias para que todos se sientan involucrados. Podés pedirle ayuda a un especialista en recursos humanos o a un asesor legal.

- Recolectá datos: el término tóxico se puede utilizar para abordar muchas formas de mal comportamiento o actitudes humanas. Según la psicóloga Kavita Avula, consultora de la firma de desarrollo de liderazgo KonTerra Group (Washington, Estados Unidos), es importante comprender los problemas que afectan el entorno laboral a partir de la comunicación.  

Solicitá comentarios de todos los empleados, realizá encuestas y conversaciones directas. A medida que vayas recolectando información, andá elaborando un plan.

Evitá racionalizar o ponerte a la defensiva cuando escuches algo que no te guste. Es probable que la retroalimentación no sea agradable, pero la clave está en evaluarla de manera efectiva para poder tomar las medidas más adecuadas.

- Tomá acciones específicas: una vez que conozcas los problemas que está enfrentando la organización, tomá medidas correctivas que los solucionen. Por ejemplo, si la toxicidad es resultado de un empleado o una práctica determinada, volvelo a capacitar o repensá lo que están haciendo.

En palabras de Shavon Lindley, fundador de “Mentoring Method”, una solución de mentoría tecnológica y desarrollo de liderazgo con sede en San Diego (Estados Unidos), la forma más eficiente de desintoxicar y restablecer la armonía es identificando qué sección de la empresa necesita más ayuda y eliminando esa carga tóxica.

- Considerá la justicia restaurativa: según Avula, las organizaciones pueden encontrar el éxito en la reconstrucción de la confianza a través de la justicia restaurativa. Con ésta, el grupo trabaja en conjunto para determinar los mejores planes de avance.

“Es una alternativa al sistema disciplinario, ya que reúne a las personas involucradas en el conflicto y tiene en cuenta sus necesidades”, comenta.

La justicia restaurativa, que en general se realiza por medio de un facilitador capacitado, también sirve para prevenir la repetición de conductas perjudiciales.

- Comunicá tus valores: además de identificar los problemas, las empresas también necesitan evaluar y volver a comprometerse con sus valores.

Pensá en agregar aspectos como transparencia o creatividad. Después, comunicale al equipo qué es exactamente lo que estás tratando de incorporar, para que se vuelvan a comprometer y vayan moldeando la organización mediante un plan a futuro.

De acuerdo a lo que dice el consultor de salud y cultura organizacional norteamericano, Randy Ross, autor de “Relationomics: Negocios impulsados por Relaciones”, los empleados necesitan saber que su bienestar forma parte de los intereses del sistema de valores de la compañía, ya que si no, es muy difícil que confíen.

- Creá un bucle de retroalimentación: a medida que vayas fomentando la confianza, establecé un sistema de retroalimentación bidireccional, donde la comunicación auténtica y transparente ayude a que todos comprendan que es indispensable realizar un cambio. De modo similar, pautá formas para que los empleados comuniquen sus sentimientos, para que siga el proceso de identificación de las áreas que necesitan atención.

Puede que el camino sea largo y requiera varias revisiones; sin embargo, las ventajas de restablecer la confianza e invertir un entorno tóxico, valen la pena, porque mejoran la productividad y mejoran las relaciones laborales.