Lunes 06 de Abril de 2020

Cuatro ejercicios para pensar como diseñador

La británica Emily Campbell admitió en su guía "A pocos minutos de diseño" que incluso a partir de los dibujos más simples, se pueden obtener enormes destellos de creatividad

Cuatro ejercicios para pensar como diseñador
sábado 16 de marzo de 2019

La mayoría de las veces que pensamos en algo “diseñado” se nos vienen a la mente objetos fabricados que necesitamos para realizar alguna acción determinada, artículos que queremos para mejorar nuestra imagen, elementos tecnológicos de mano o portátiles, o piezas elaboradas para darle confort y calidad a la vida cotidiana. Grandes o pequeñas, tendemos a juzgar estas cosas como productos ya terminados, sin prestarle atención a cómo fueron realmente concebidos.

Antes de mostrar su obra, los diseñadores deben tomar muchísimas pequeñas decisiones, como por ejemplo: ¿cómo unir las partes?, ¿cómo establecer un patrón o continuar una serie? o ¿cómo decir algo sin palabras? En su guía de actividades “A pocos minutos de diseño”, la profesional británica Emily Campbell, quien se desempeña como directora de Programas en Creative Education Trust (Inglaterra), definió una serie de ejercicios simples, prácticos y concisos, para pensar con mente de diseñador. Aunque en un principio pueden parecer menores, según Campbell hasta el dibujo más insignificante puede dar inicio a un proyecto lleno de creatividad.

A continuación, te mostramos cuatro para que puedas empezar:

1) Simplificá y multiplicá: aunque parezca contradictorio, seguir reglas es lo que te termina haciendo creativo. Agarrá una foto compleja y tratá de encontrar dentro de ella alguna forma que puedas trazar o dibujar, para simplificarla y eliminar sus detalles. Después, multiplicala, imaginando que esa forma encabeza una serie que marca pautas para realizar las siguientes.

2) Recordá: en muchas oportunidades, la clave de la creatividad es observar atentamente. Mirá algún objeto que para vos tenga un valor especial, pensá en el último libro que leíste o acordate de tu prenda de vestir favorita. Luego, sacá eso de la memoria y tratá de dibujarlo lo más detallado posible.

3) Uní: explicá en un dibujo cómo se podrían unir dos cosas que no tienen nada que ver de forma clara y segura. Los pares se podría juntar por un clavo, un tejido o un ladrillo, no importa; lo fundamental es encontrar el verdadero virtuosismo a partir de la unión de elementos totalmente diferentes.

4) Dibujá arreglos alternativos: dibujá tres cuadros. Más adelante, en cada uno, trazá una hoja, un clip, el número cuatro, un cuadrado rojo y una esfera, pero en diferentes posiciones. Después, dale a cada arreglo un nombre de acuerdo a su posición, como “fuera de juego a la izquierda” o “alineación horizontal”, y empezá a pensar como artista.