Lunes 06 de Abril de 2020

Consejos para motivarse un lunes

Como afrontar el primer día de la semana con entusiasmo y no morir en el intento

Consejos para motivarse un lunes
domingo 20 de enero de 2019

El lunes puede llegar a ser el día más agotador de la semana para muchos trabajadores. Es que tras dos jornadas de merecido descanso entre el sábado y el domingo, parece difícil regresar a la rutina y afrontarlo con entusiasmo.

Si bien la mayoría de las personas estarían dispuestas a afirmar que odian los lunes, se los puede encarar de una manera más alentadora si se siguen los siguientes consejos:

1) Usarlo para planificar la semana: la primera hora de trabajo del lunes es uno de los momentos más apropiados para ubicar las cosas en su verdadera dimensión y hacer un plan de lo que se va a desarrollar en la semana. Lo más recomendable es aprovechar ese tiempo para generar información valiosa de cara a las jornadas que se avecinan.

2) Proponer ideas: el fin de semana, las salidas, el descanso o los momentos de relax y conexión con nuestros seres queridos son ideales para aprovechar y aflojar las tensiones de la semana. Mientras van desapareciendo, se va liberando espacio en nuestro disco rígido interno que sirve para que el lunes pueda entrar lo nuevo. Se trata de un momento especial en el que pueden aparecer buenas ideas, que ayuda a descubrir el potencial creativo y contribuye a hallar la solución a los problemas que quedaron sin resolver. El soltar y dejar fluir la energía sin apuro es uno de los estados de relajación más aconsejables para que aparezcan pensamientos positivos e innovadores y encarar el lunes con otro rostro.

3) Establecer un diálogo con los compañeros: apenas arranca el lunes, en muchas oficinas los empleados utilizan los primeros minutos para contar lo que hicieron el fin semana. Se recomienda sacarle rédito a ese momento para hacer foco en lo bueno que nos pasó y así sembrar las semillas creativas para el resto de los días. Previo a comenzar a trabajar, despertá dentro tuyo la habilidad para pedir ayuda y compartir experiencias e ideas con tus compañeros. Es un diálogo que potencia a todos los involucrados, permite recargar energías y retroalimentarse.

4) Plantear el “solo por hoy”: es una máxima que apoyan muchas prestigiosas organizaciones de autoayuda a nivel mundial, que consiste en analizar cuáles son esas acciones inmediatas que harán que el nivel de sobrecarga laboral sea más liviano. Plantear el “solo por hoy” es actuar en el aquí y ahora para encaminar las tareas de una vez por todas. El resultado será que en vez de concentrarte en las quejas por el sentimiento de estar sobrecargado, estarás más ligero y con más energía. Al ponerlo en práctica, se dará un efecto que destrabará lo más complejo y ayudará a vivir los lunes con más fluidez.

5) Programar las reuniones: la sobrecarga de reuniones un lunes a la mañana crea un inquietante estado interno de desánimo y desconexión con las tareas en caso de que no estén organizadas o no sean productivas. Se aconseja guardar el comienzo (lunes por la mañana) y el final de la semana (viernes) para organizar las actividades de la mejor manera posible. Además, programar reuniones cortas, puntuales y preparadas, con horarios fijos y sin interrupciones. Cuanto mayor sea el enfoque, mejores serán los resultados.