Domingo 11 de Abril de 2021
Fate

Cómo aprovechar los restos de la producción de batata y papa en ganadería bovina

Muchos residuos y subproductos que normalmente se tiran y provocan graves consecuencias en el medioambiente pueden utilizarse para generar carne y leche de altísima calidad

Cómo aprovechar los restos de la producción de batata y papa en ganadería bovina
lunes 01 de marzo de 2021
S

egún el nutricionista del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Bordenave, Aníbal Fernández Mayer, una serie de residuos y derivados de la producción hortícola que normalmente se desaprovechan y desechan causando importantes consecuencias sobre el medioambiente, pueden ser utilizados para elaborar carne y leche bovina. A continuación, describe cómo.

 

Batata

Las hojas y tallos de la batata poseen más proteína (20-22%) y fibra detergente neutra (FDN; 42-50%) que los tubérculos (7% y 15%, respectivamente). No obstante, su contenido energético es bastante inferior, con un 35-40% de digestibilidad.

Por otra parte, los tubérculos tienen elevados niveles de energía (85-90% de digestibilidad y 65-70% de almidón), al igual que los granos de maíz y sorgo. Dicho esto, es necesario realizar un buen acostumbramiento (de no menos de una semana) para sortear cuadros de acidosis, suministrando pocas cantidades al principio, elevando gradualmente la proporción siempre y cuando no se registren síntomas relacionados.

Se sugiere que los tubérculos no estén recubiertos de tierra, ya que pude contener bacterias y virus que perjudiquen el rendimiento de las vacas. Siempre se aconseja lavar los suministros energéticos previo a incorporarlos en la dieta.

Sin embargo, no se recomienda ofrecer más del 30% de Materia Seca (MS) del tubérculo de la vaca en vacunos de carne o leche. De sus hojas, se puede suministrar hasta el 50% de MS en la dieta. De todas maneras, ha de balancearse adecuadamente a los requerimientos proteicos y energéticos del animal en cuestión.

 

Papa

La papa es uno de los cultivos más populares del mundo. Si bien su tubérculo, trazos y cáscara no pueden comercializarse, tienen potencial para ser utilizados con grandes resultados en la alimentación de rumiantes.

La cáscara de papa (CP) contiene un importante número de proteínas (21-23%), FDN (28-30%) y almidón (20-23%). Gracias a su buena palatabilidad es muy utilizada en dietas de vacas y cerdos. No obstante, se sugiere limpiarla para que una vez suministrada no aporte virus y bacterias.

Las vacas lecheras de 25-30 litros de leche al día pueden consumir entre 25-30 kilos de CP con tres o cuatro kilos de cereal. En animales de carne, las dosis pueden elevarse a 40 kilos de CP diarios, corrigiendo los aportes de fibra y proteína de acuerdo a la categoría en cuestión.

Se denominan trozos de papa (TP) a los recortes del vegetal pelado. Contienen menos proteína que la CP (8-10%) y FDN (3-5%), aunque poseen mucho almidón (72-75%). En vacas lecheras se pueden incorporar hasta 15 kilos por día junto con otros alimentos que mejoren los niveles de proteína y minerales. En vacunos para carne se aconseja suministrar “ad libitum” con forrajes verdes u otros suplementos proteicos.

El tubérculo de papa también puede ensilarse, fermentando y estabilizándose sencillamente luego de alcanzar alta acidez (un pH de 3.7 en 8-10 días). Se recomienda que la suplementación sea gradual, ya que la papa cruda no suele ser del todo agradable para los animales. Además, posee un efecto laxativo que puede perjudicar su desarrollo.

Es posible suministrar a vacas lecheras cerca de seis kilos de papa lavada y trozada para obtener buenos resultados en proporción de leche. Vale aclarar que será necesario balancear los aportes proteicos por medio de forrajes frescos de buena calidad y/o subproductos de la agroindustria.