Lunes 24 de Febrero de 2020
Fate

Ganadería: una bioquímica desarrolló un establecimiento modelo en Chaco

En el campo, situado a 120 kilómetros de Resistencia, cría terneros que después son vendidos a los grandes frigoríficos de la Argentina, tanto para consumo interno como para exportación

Ganadería: una bioquímica desarrolló un establecimiento modelo en Chaco
jueves 13 de febrero de 2020
D

esde que falleció su esposo hace más de diez años, María Mercedes Bogado se hizo cargo del campo que había adquirido él a 120 kilómetros de Resistencia, la capital de Chaco. Hoy, el establecimiento de Maruca –como la conocen todos– abastece de carnes a los grandes frigoríficos de la Argentina, tanto para consumo interno como para exportación.

De profesión bioquímica, Maruca abandonó su trabajo en el laboratorio para dedicarse al campo. De esta manera, según explica ella misma, fue “haciendo animales y pastura, junto con veterinarios, peones y contadores” para conformar lo que es hoy el Establecimiento Agropecuario Los Alisos, situado en la ciudad de Presidencia de La Plaza.

Bogado señala que exportan hace diez años, con lo cual tienen en el campo “la instalación apropiada para criar terneros que llegan a pesar unos 250 kilos y que están trazados, de acuerdo al control de calidad que debe tener hasta la salida del corte”.

Vale destacar que la característica del establecimiento es de origen, y que para el mercado local destinan el 40% de la producción, que es comercializada en frigoríficos de faena local.

Ese tipo de cría y comercialización se realiza a campo natural, sin balanceados ni engordes. Las menudencias y otros cortes que no son requeridos por la Unión Europea, se destinan a China, Rusia y Vietnam.

En ese sentido, Bogado subraya que “en la Argentina se ha mejorado el stock de animales y por eso en Chaco se puede cumplir tanto con la parte de venta local como con la que destina al exterior”, a la vez que remarca: “Nuestra provincia vive mucho de la producción primaria; tiene una gran parte rural y a la zona selvática la convertimos en ganadera”.

Por otro lado, la bioquímica y dueña del establecimiento destaca el uso del sistema silvopastoril, mediante el cual se despeja el monte natural y se hace pastura debajo de los árboles. “Así se cuida el medio ambiente y, a la vez, los animales tienen su refugio con sombre en las épocas de calor, ya que la temperatura suele llegar a los 50 grados”, sostiene.

Por último, Bogado señala que trabajan con las razas Braford, Brangus y Hereford, y que siembran pasturas para que el animal reciba más proteínas.