Lunes 24 de Febrero de 2020
Fate

Limpieza a fondo

Seis aspectos para tener en cuenta a la hora de lavar el tanque pulverizador

Limpieza a fondo
miércoles 12 de febrero de 2020
L

a Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe) brinda consejos para un adecuado lavado del tanque pulverizador. Luego de una aplicación en un lote, pueden quedar restos de productos en los pliegues, lo que puede generar daños en el equipo. Asegurar su adecuada limpieza es condición básica para evitar daños posteriores por fitotoxicidad.

La falta o el incorrecto lavado del tanque hace que se localicen restos de productos en los pliegues y rigurosidades en el lado interno del tanque. Para asegurar que el cultivo no resulte afectado por algún residuo, los expertos sugieren realizar un triple lavado con detergente, elevador de pH y agua.

Compartimos algunas consideraciones de los expertos para un correcto mantenimiento del tanque:

- El enjuague debe realizarse siempre luego de terminar un trabajo y antes de guardar el equipo; aunque se deba continuar trabajando con los mismos productos.

- Controlar que no existan remanentes de caldo. De existir, diluir en cinco veces su volumen y luego volcarlo. El caldo resultante de la limpieza debe ser asperjado sobre el potrero tratado con ese mismo caldo y nunca descartado en un lugar con equipo detenido, donde puede alcanzar concentraciones peligrosas drenando a napas.

Los caldos de lavado deben ser pulverizados sobre un sector del campo que no genere daño y nunca deben descartarse sacando el tapón del tanque, ya que esto último genera charcos de efluentes peligrosos.

- El pulverizador nunca debe descansar seco. Es conveniente dejar algo de agua para evitar que se formen incrustaciones sólidas.

- Para limpiar un tanque se debe emplear un producto tipo detergente que pueda remover los restos del producto.

- Realizar un segundo lavado con algún producto que eleve el pH para eliminar los residuos sólidos al disolverlos.

- Finalmente, en caso de que hayamos usado productos peligrosos como dicamba, atrazina o 2 4 D en alguna gramínea y debamos pasar a aplicar algún cultivo de hoja ancha como girasol o soja, que son muy sensibles a estos productos, es necesario una limpieza final con agua.

- El operario a cargo de la limpieza debe utilizar, en todo momento, el equipo de protección  personal que incluya guantes, botas, overol y antiparras.

Una correcta limpieza no solo hace a la durabilidad y buena conservación del equipo, sino que también previene el daño de los cultivos.