Viernes 06 de Diciembre de 2019
Fate

Retenciones: el impuesto que ahoga a los productores

Un análisis sobre la carga fiscal que daña a la economía

Retenciones: el impuesto que ahoga a los productores
lunes 02 de diciembre de 2019

El tributarista Santiago Saénz Valiente reflexionó sobre el recorrido y los perjuicios de las retenciones a la economía desde 2007. La apertura de un nuevo abanico político obliga a un análisis sobre el daño que este impuesto a los derechos de exportación produce al  productor agropecuario.

Las retenciones constituyen un verdadero impuesto a los ingresos. Se trata de una carga fiscal extraordinaria e instantánea que capta la mayoría de la renta que, al no ser coparticipable, incrementa los costos y resulta confiscatorio a nivel global.

En 2007, el kirchnerismo dispuso un fuerte incremento para la exportación de soja, maíz y trigo, con el argumento de generar estabilidad de precios, crecimiento de inversiones y fortaleza de la economía en su conjunto. Para Saénz Valiente, estas afirmaciones estuvieron lejos de ser reales: “Cuando la resolución 125 pretendió aplicar retenciones móviles, la población entendió el daño inconmensurable que podía producir a la Argentina y se paralizó el mercado de futuros, lo que impidió al productor conocer el valor de su cosecha”, indicó.

El gobierno de Mauricio Macri accionó con medidas concretas para superar la crisis agropecuaria y reactivar el sector, eliminando las restricciones para el trigo, el maíz, la carne y los productos regionales. Sin embargo, durante 2018 la misma gestión dispuso por decreto un adicional general del 12%, fijándose un límite de $4 por dólar de valor FOB.

“De cara al inicio del nuevo gobierno, cabe recordar que los derechos de exportación al agro alimentan un círculo vicioso de incertidumbre y real afectación de la renta; menor área sembrada; reducción de la riqueza generada; disminución de las exportaciones; menos dólares; y pérdida de recaudación en los restantes impuestos nacionales. En este contexto, resulta imperioso recordar que, como todo impuesto, su establecimiento es facultad del Congreso de la Nación”, concluyó Saénz Valiente.