Viernes 25 de Septiembre de 2020
Fate

Siembra de maíz: una maquinaria que optimiza el cultivo

Una buena siembra exige, entre otras cosas, precisión en la carga de cada cuerpo de la sembradora. Desde el INTA Manfredi explican los avances en la materia

Siembra de maíz: una maquinaria que optimiza el cultivo
viernes 11 de septiembre de 2020
A

l hablar de operación de siembra también nos referimos a la eficiencia de la implantación, la cual está relacionada con las plántulas logradas según la cantidad de semillas sembradas. Así lo explicó Fernando Scaramuzza, experto en maquinaria agrícola del equipo del INTA Manfredi.

Según Scaramuzza, en los ensayos del INTA Manfredi se vio que a medida que se aumenta la velocidad de siembra se empeora la calidad, debido a una decreciente uniformidad espacial. Esto es aún peor cuando se hacen siembras superficiales, es decir, sin colocar la semilla a la correcta profundidad, cuando disminuye lo que llamamos uniformidad temporal –plántulas que no emergen todas en la misma fecha–. Ambos factores generan plantas dominantes y dominadas, y ambos tipos reducen los rendimientos de cosecha.

“A veces, se piensa que por tener buena humedad se puede sembrar superficialmente y es un error. Resultan notables las diferencias encontradas de rinde entre hacer una siembra entre seis y siete kilómetros y velocidades mayores. En lo referente a la profundidad, vimos en nuestros ensayos que entre sembrar a 3 cm o a 6 cm de profundidad, la diferencia de rinde es de 2.510 kg/ha. Y si pasamos a valores en plata tales diferencias, nos daremos cuenta el mal negocio que hacemos cuando no sembramos a la velocidad y profundidad correctas”, detalló.

Por este motivo, según Scaramuzza, es importante ver qué pasa en el mundo con los estabilizadores de cuerpos de siembra. “Los estabilizadores son los mecanismos que ayudan a mantener la carga en el cuerpo, o bien la presión que el mismo ejerce en el suelo, a fin de que el mismo cuerpo avance pegado al suelo, pero sin sobre cargas. Entre estos mecanismos podemos mencionar los resortes y pulmones neumáticos, entre otros”, resaltó.

Luego, en conjunto con los ingenieros Mario Bragachini y Fabián Barattero, de Baratec, se trabajó a distintas profundidades y velocidades con el fin de hacer diferentes evaluaciones del comportamiento de todo el tren de siembra. “Se veía el comportamiento a medida que aumentábamos la velocidad, como picaba sobre el terreno con movimientos horizontales y verticales. Luego de realizar algunos estudios, se desarrolló un amortiguador hidroneumático que se probó en las sembradoras Agrometal”, puntualizó.

El desarrollo forma parte del equipamiento de línea de algunas sembradoras, brindando el resultado esperado. Es un avance logrado desde la trasmisión de la tecnología a la empresa que hoy la lleva al mercado. “Estos sistemas se regulan fácilmente y se le puede dar la carga óptima al tren de siembra como para que el cuerpo de siembra avance estable en el suelo”, añadió.

“Con Twin Force, a una velocidad y profundiad adecuadas para una buena siembra, la profundidad resultó ser más homogénea comparando el mismo cuerpo equipado con resorte de carga. Ello hizo ganar en uniformidad temporal, y la diferencia en rinde a cosecha fue de 640 kg/ha a favor del cuerpo con Twin Force”, comentó.

Asimismo, el especialista aseguró que también se controló la uniformidad en la línea y se vio el mejor comportamiento del cuerpo de siembra, sin oscilaciones horizontales, es decir, un avance sin saltos. “Esto reduce el rebote de la semilla dentro del caño de bajada, y ello se manifiesta en una mayor uniformidad espacial en la línea de siembra”, concluyó.