Sábado 15 de Agosto de 2020
Fate

Ananá: la historia de una fruta de lujo

El curioso recorrido de este fruto y una guía para cultivarlo

Ananá: la historia de una fruta de lujo
jueves 30 de julio de 2020
A

finales del siglo XVII, las piñas eran artículos de lujo en toda Europa: los esclavos en las plantaciones coloniales de los trópicos se dedicaban a producir fruta, mientras que nobles y aristócratas las exhibían en extravagantes cenas.

Agneta Block, una coleccionista de arte holandesa del siglo XVII, fue la primera persona en cultivar piñas en el interior de su casa. Tras la muerte de su primer esposo, Block compró una casa de campo y la llenó de curiosidades, al estilo de la época. En el jardín de la propiedad, sembró piñas junto a otras plantas exóticas.

A través de sus conexiones hortícolas, adquirió hojas de la base de una piña que crecía en el Jardín Hortícola de Leiden, las cultivó en uno de sus invernaderos y logró fructificarlas en 1688. Esta hazaña tan fenomenal hizo que la piña bromelia tropical indígena de América del Sur se convirtiera en su emblema personal.

Años más tarde, el pintor Jan Weenix retrató a Agneta, su esposa e hijos junto a una piña, todavía unida a su tallo y hojas. La pintura puede apreciarse en la colección del Museo de Ámsterdam.

 

Tras los pasos de Block

Para cultivar sus propias piñas, comience con una fruta que tenga hojas unidas. Corte la parte superior, aproximadamente un centímetro debajo de las hojas. Retire algunas capas de las hojas más bajas y luego, con un cuchillo afilado, recorte la parte superior de la piña hasta que vea pequeñas protuberancias marrones alrededor del borde del tallo.

Deje que la piña se ponga callosa durante unos días. Luego, siémbrela, riéguela, colóquela bajo luz indirecta y mantenga la mezcla húmeda (no mojada) durante unos meses.

Una vez que las raíces se hayan desarrollado, deje que se seque entre riegos. Para obtener fruta, necesitará al menos seis horas de luz brillante al día. Elija una posición a pleno sol al aire libre, y desarrolle la paciencia y perseverancia de Agneta Block para  fructificar su piña.