Domingo 12 de Julio de 2020
Fate

Producción primaria y agregado de valor patagónico

Las características diferenciales de la ganadería en el Valle Inferior del Río Chubut

Producción primaria y agregado de valor patagónico
lunes 29 de junio de 2020
E

l Valle Inferior del Río Chubut (VIRCh) posee una gran tradición en la producción de fardos de alfalfa y engorde de ganado, principalmente de animales de refugo procedentes de la meseta. Se trata de una región con ventajas competitivas para el desarrollo de la ganadería, como la existencia de capacidad frigorífica instalada e infraestructura, entre otras.

 

Caracterizacio?n de los principales sistemas productivos

En el VIRCh, los principales sistemas vinculados a la ganaderi?a son la produccio?n de pasturas y alfalfa, y la produccio?n de carne bovina, ovina y porcina, con un importante crecimiento en los u?ltimos años.

La región cuenta con infraestructura que fortalece los sistemas de produccio?n de carne. En este sentido, se debe destacar que todas las localidades del a?rea cuentan con alguna planta frigori?fica o matadero habilitado tanto con tra?nsito federal, provincial o municipal, e inclusive uno de ellos habilitado para exportacio?n. La faena registrada en el Valle representa el 67% del total de la faena provincial, del orden de las 4.600 toneladas de carne (ovina, bovina, porcina).

Además, la región cuenta con sistemas pastoriles beneficiosos en términos ambientales y saludables para el consumo humano.

Partiendo de estas características diferenciales, compartimos algunas acciones para lograr altos índices de producción a bajo costo, incrementar la calidad del producto y el agregado de valor local:

- La mejora de la competitividad de la ganaderi?a en los valles debe basarse en un mayor y ma?s eficiente aprovechamiento de los recursos naturales (suelos, agua y radiacio?n solar) para incrementar la produccio?n primaria de forraje (principalmente pasturas) y la productividad de carne/hectárea.

- Aprovechar la ubicacio?n geogra?fica, condiciones ambientales y sanitarias (zona libre de aftosa) de la región. La escala y las caracteri?sticas de sus sistemas de produccio?n deben ser atributos que realcen el valor de la carne producida en la zona.

- Se debe posicionar al Valle como un productor de fardos de alfalfa de calidad (alta relacio?n hoja-tallo y contenido de protei?na) y posiblemente pellet, en caso de poder capitalizar su ventaja en el transporte y en el suministro de forraje. La formulacio?n de algu?n alimento balanceado a partir de la incorporacio?n de grano en el pellet de alfalfa permitiri?a incrementar el valor del producto, apuntando a su comercializacio?n en sistemas ganaderos fuera del Valle.

- Se considera que las pasturas irrigadas deben ser una pieza clave para lograr producir carne a bajo costo. Sin embargo, es necesario que la produccio?n de forraje en base a pasturas incorpore nuevas tecnologi?as disponibles que contribuyan a alcanzar su potencialidad.

- Es vital incorporar la visión de las pasturas como un cultivo de cosecha, con un manejo, criterio de corte, aprovechamiento, riego y fertilización, entre otros.

- La utilizacio?n de otros recursos forrajeros como el ensilado de mai?z y sorgo es un buen complemento cuando el cultivo y la confeccio?n del ensilado han sido manejados correctamente. Sin embargo, deben considerarse las limitaciones existentes para la expansio?n de este tipo de reservas dadas por los requerimientos de suelos para estos cultivos y la aptitud de los mismos, así como por la escasa disponibilidad de maquinaria agri?cola requerida para la siembra y cosecha.

- Incorporar otros cereales en la cadena forrajera, como la avena, cebada, centeno, trigo, tricepiro, entre otros, para la produccio?n de forraje durante el peri?odo invernal y/o la confeccio?n de reservas forrajeras. Ésta es una alternativa a difundir dada la tradicio?n del valle en estos cultivos y la disponibilidad de maquinaria para la siembra y cosecha. Además, estos cereales de ciclos cortos resultan una herramienta de gran valor para incorporar en rotaciones de cultivos, manejo de suelos (abono verde) e iniciacio?n de suelos sistematizados.

- La gestio?n para el fortalecimiento de programas provinciales y nacionales (más pasturas, cultivos de sorgo y mai?z, etc) es de suma importancia para facilitar la adopcio?n de tecnologi?a.

- En este esquema, los concentrados (granos y balanceados) deben ser utilizados de manera estrate?gica en la terminacio?n de los animales (para el cambio de categori?a de flaco a gordo) o en establecimientos de escasa superficie como pequeñas chacras.

- Agregado de valor a la producción de carne con cortes, presentación y calidad de producto.

- Generación de recursos forrajeros propios. Los sistemas intensivos de produccio?n de carne basados en concentrados y el encierre a corral son rentables y permiten incrementar la produccio?n de carne y mejorar la calidad del producto en determinados aspectos. Sin embargo, su alta dependencia de los insumos provenientes de otras regiones del pai?s podri?an limitar en el futuro la continuidad y/o expansio?n de estos sistemas, por lo que cada vez sera? ma?s necesario la produccio?n de alimento local.

- Dentro de estos sistemas intensivos, deben controlarse las condiciones de bienestar animal, un tema de creciente preocupacio?n por parte de los consumidores que produce importantes pe?rdidas en el engorde y la faena. Tambie?n la contaminacio?n ambiental es un tema a considerar por su posible efecto en las napas de agua, la contaminacio?n del aire por olores y la emisio?n de gases de efecto invernadero.

- Transparentar el mercado y propiciar el mejoramiento de las condiciones de comercializacio?n a trave?s de la integracio?n vertical y el agregado de valor de los productos terminados por medio de alianzas entre produccio?n e industria, contribuiri?a a reducir la atomizacio?n de la oferta de ganado que ingresa a engorde generando falta de precios de referencias para las operaciones y alta variabilidad en los mismos. Esto podri?a lograrse mediante el desarrollo de un mercado de precios y/o poli?ticas de incentivos a los grupos integrados, entre otros.

- En la produccio?n porcina, seri?a necesario incorporar nuevas tecnologi?as de manejo de los sistemas de cri?a y produccio?n de carne que esta?n disponibles y son utilizados en otras zonas productoras del pai?s. Para ello, seri?a deseable contar con unidades demostrativas de produccio?n que sirvan para la capacitacio?n y transferencia de tecnologi?as. Tambie?n debera?n validarse sistemas de pequen?a y mediana escala que permitan incrementar la produccio?n a partir de aumentos en los i?ndices reproductivos –nu?mero de animales destetados/cerda– y productivos –incrementando el peso de sacrificio a partir de la recri?a de lechones y su comercializacio?n con un peso vivo a la faena de 80-100 kg–. Por tratarse de una actividad no tradicional, se recomienda apoyar emprendimientos organizativos que tiendan desde su ge?nesis a la organizacio?n de productores, la articulacio?n de la cadena de valor, la calidad y la presentacio?n de producto.

 

Calidad y agregado de valor de la carne

Si bien el concepto de calidad es muy variable y depende del eslabo?n de la cadena considerado y la especie, se debe apuntar a lograr calidad en cada uno de ellos: produccio?n, faena, transformacio?n y conservacio?n. Es importante considerar la terminacio?n de los animales para la faena, así como la calidad higie?nico-sanitaria y tecnolo?gica para la transformacio?n de la carne en productos diferenciados, conservando las caracteri?sticas nutricionales, organole?pticas, sensoriales, e?ticas y sociales.

Por otra parte, el agregado de valor se logra a partir de la visualizacio?n del producto y sus caracteri?sticas por parte del consumidor. Para ello, existen distintas formas de lograrlo, como la comercializacio?n de diferentes y variados cortes con buen packaging, estableciendo certificaciones y trazabilidad del producto, buscando que la carne pueda tomarse como un producto de mayor valor.

En este sentido, la incorporacio?n de salas de despostado en la industria frigori?fica permitiri?a crear valor agregado a nivel local, generar empleos y lograr una mayor utilizacio?n o aprovechamiento de la infraestructura frigori?fica disponible.

 

Políticas de promoción

Debe fomentarse la promocio?n de las carnes producidas en el Valle, principalmente porcina y ovina. En el primer caso, a partir del incremento observado en esa produccio?n, debera? trabajarse en su promocio?n para poder abastecer el mercado local, de modo de disminuir el ingreso de carne extraprovincial.

En el caso de la carne ovina, se debera? trabajar ma?s intensamente en una poli?tica de promocio?n tanto de carne de cordero como de categori?as adultas, en funcio?n de la disponibilidad a lo largo del año, en la presentacio?n en las go?ndolas (a nivel de cortes, envasados, etc) y en la difusio?n de diversas formas de preparacio?n.

Deben tenerse en cuenta los posibles cambios que puedan ocurrir en el mercado de la carne a partir del corrimiento de la barrera fitozoosanitaria.

 

Gestio?n

La intervencio?n desde la investigacio?n y desarrollo, transferencia y extensio?n de tecnologi?as y de las poli?ticas pu?blicas, debe apuntar a lograr una mayor eficiencia y productividad de los sistemas forrajeros y ganaderos, así como a un mayor agregado de valor de los productos considerando la sustentabilidad de los recursos utilizados. Se considera estrate?gico profundizar las vinculaciones con el gobierno nacional, provincial y municipal, universidades, programas nacionales y provinciales con incidencia en el sector para la intervencio?n en el a?rea geogra?fica de manera ordenada y articulada, con roles bien definidos en distintos a?mbitos vinculados a la promocio?n y el fomento de los sistemas ganaderos del VIRCh.

En este se sentido, se considera importante la intervencio?n a partir de la organizacio?n de los productores y el fortalecimiento de las organizaciones existentes para la gestio?n integrada de tecnologi?a, financiamiento, infraestructura, y el uso ma?s eficiente de los recursos y de las actividades de transferencia tecnolo?gica y organizacional.

 

INTA

Más Noticias