Domingo 12 de Julio de 2020
Fate

Agroquímicos: ambientalistas vs. industria

El ejecutivo Shaul Friedland, vicepresidente de Adama, analiza el futuro medioambiental de la agricultura y fija su posición respecto a los cuestionamientos sobre la utilización de agroquímicos

Agroquímicos: ambientalistas vs. industria
lunes 29 de junio de 2020

l cierre de plantas de agroquímicos en China aceleró una oleada de medidas de control medioambiental a nivel mundial. El ejecutivo Shaul Friedland, vicepresidente de la compañía Adama, líder mundial en protección de cultivos, analiza la acción que pone sobre la mesa el debate respecto al futuro de los recursos hídricos y al uso de los agroquímicos en la industria.

El argentino radicado en Israel, donde nació la empresa que hoy está vinculada con el grupo chino ChemChina, reflexiona sobre la problemática. “El tema medioambiental es muy importante. Necesitamos un mundo limpio. El gobierno chino está muy estricto con plantas que contaminan el aire, los ríos y la naturaleza. No se podía seguir con que cada uno ponía una planta sin importar los desechos que genera”, indica.

El representante de Adama advierte sobre el recurso del agua como una cuestión limitante a tener en cuenta en la producción. “Los problemas ocasionados por los cambios climáticos, las sequías e inundaciones harán que el manejo del agua sea muy crítico en el futuro de la agricultura”, subraya.

Por otro lado, en un mundo que necesitará más alimentos, Friedland fija su posición respecto a los cuestionamientos sobre la utilización de agroquímicos. “Las ONG que están llevando el tema demasiado álgido y la gente deben entender la importancia de los agroquímicos, que sin ellos no hay comida: sería como decir “mañana vamos a tener un ser humano sin medicina” y eso no va a pasar”, aclara.

En este sentido, una posible vía de solución al conflicto requerirá estrategias de comunicación dirigidas al público en general. “La industria dice que no hablemos de esto, que en un tiempo va a desaparecer, pero el problema no desaparece. No digo que los ambientalistas no tengan razón, hay cosas que mejorar, pero se debe ser ecuánime y balancear: no dejar en funcionamiento industrias que generen una polución alta y, por el otro, mostrar la inversión de millones de dólares que nunca se detiene de empresas de agroquímicos para optimizar esos inconvenientes”, concluye.

Más Noticias