Martes 26 de Mayo de 2020
Fate

Fertilizantes brasileños, entre el potencial y las limitaciones

La agroindustria carioca registra una mayor demanda de fertilizantes, pero se enfrenta al desafío de desarrollarse para poder responder a los actuales volúmenes producidos

Fertilizantes brasileños, entre el potencial y las limitaciones
jueves 21 de mayo de 2020
E

l sector de fertilizantes brasileño ha crecido entre un 3% y un 4% anual durante la última década. Si bien los expertos del sector esperan que esta tendencia de crecimiento se mantenga, la producción brasileña continúa siendo insuficiente. Los principales desafíos para mantenerse al día con la creciente demanda de fertilizantes en el país.

A pesar de la crisis causada por la pandemia mundial de coronavirus, los especialistas brasileños esperan que la agricultura no se vea afectada. En este sentido, creen que la demanda de fertilizantes continuará creciendo. “Los agricultores están capitalizados, tienen dinero. En promedio, la situación de los agricultores ha sido buena durante años”, resalta Carlos Florence, director ejecutivo de la Asociación Brasileña de Mezcladores de Fertilizantes (AMA).

Las cifras del sector parecen confirmar este diagnóstico. Según las previsiones de firmas de consultoría de renombre, las entregas para 2020 serán de entre un 1,5% y un 3% más altas que eN 2019. En esta línea, las importaciones representan al menos el 80% de los fertilizantes utilizados en Brasil. “Desde el mes hasta la fecha, el promedio diario de importaciones de fertilizantes fue de 107.420 toneladas, un 53,33% más que hace un año. Se observa que el promedio diario de exportaciones es más alto que el año pasado, tanto en toneladas como en dólares, y yendo a este ritmo, las importaciones totales en el mes serán más altas”, explica el consultor José Francisco da Cunha.

 

Precaución

Respecto a la crisis por la pandemia de coronavirus, Da Cunha cree que aún es temprano para pronosticar una disminución en el consumo general, pero sugiere precaución. “He recomendado a mis clientes que hagan tratos si pueden, solo para estar seguros, debido a que el precio de los fertilizantes podrían caer y la logística podría verse afectada. ¿Qué pasa si un barco se bloquea?, ¿cuánto tiempo puede tomar? Entonces, si pueden, deberían garantizar la compra”, subraya.

 

Desafíos y limitantes

A pesar de este escenario de crecimiento, la producción nacional de fertilizantes de Brasil tiene mucho trabajo por delante. La industria continúa siendo pequeña en comparación con la demanda de fertilizantes del país, y se enfrenta al cierre y la descontinuación de muchas fábricas. Tal es el caso de Araucária Nitrogenados, la planta productora de fertilizantes cerrada por Petrobras.

“La industria nacional no tiene la capacidad de producir. La demanda de Brasil ha crecido un 4% cada año en los últimos quince años. Un proyecto de fertilizantes lleva diez años, desde la aprobación de una planta, la evaluación de si la inversión vale la pena, etcétera. Petrobras solía producir urea en tres plantas: Paraná, Bahía y Sergipe, que cerraron porque eran caros y viejos”, advierte Carlos Florence. En este sentido, varios proyectos en desarrollo de nuevas plantas en el Amazonas y la región sudeste, parecen ser una luz en el camino para el sector.

Sumado a esto, el principal puerto de entrada de fertilizantes, Paranaguá, ha logrado mantener su flujo habitual de descarga (50% al 60% de lo que llega a Brasil). “Hasta el momento, no han habido noticias de problemas en los envíos desde países exportadores como Arabia Saudita, Qatar o incluso China, un importante proveedor de urea”, indican desde Paranaguá.

En este contexto, los desafíos de la industria giran alrededor de su desarrollo para mantenerse al día con los sorprendentes volúmenes producidos por la agricultura durante los últimos treinta años consecutivos de crecimiento.