Martes 26 de Mayo de 2020
Fate

Cultiva y cocina repollitos de Bruselas

Par cultivarlos no se requieren muchas especificaciones: basta con un suelo rico y un riego regular. Las primeras coles pueden obtenerse entre los 90 y 160 días de la siembra.

Cultiva y cocina repollitos de Bruselas
viernes 21 de febrero de 2020
L

os repollitos o coles de Bruselas son una hortaliza que podemos disfrutar en otoño e invierno, pues tienen una buena resistencia al frío. Su sabor delicado y su textura suave la hacen única en la familia de los repollos, también conocida como familia de las Crucíferas.

Se caracterizan por sus pequeñas dimensiones, su muy buena resistencia al frío y por su riqueza en vitaminas, minerales, fibras y antioxidantes: brindan vitaminas C y E, hierro, ácido fólico, potasio, fósforo, calcio, magnesio, sodio, zinc, yodo y selenio. Este poderoso combo protege nuestra visión, nos ayuda a tener energía, nos da saciedad y previene la anemia.

 

En la cocina

Los repollitos de Bruselas son un manjar que pueden disfrutarse en infinidad de preparaciones, ya sea frías o calientes, en grillados, dorados o guisados. Es verdad que desprenden un característico aroma durante toda la cocción, por la alta presencia de azufre, como todas las crucíferas, pero ese olor no se transmite de ningún modo al sabor en la comida; por el contrario, aporta matices delicados y hasta dulzones a cualquier plato.

 

En la huerta

Además de sus beneficios para la salud, otro aspecto interesante de esta hortaliza es que podemos cultivarlos en cualquier huerta urbana. Al contrario de lo que sucede con otros ejemplos de coles, como el coliflor o el repollo, la col de Bruselas no da un solo fruto, sino que mantiene una producción continuada durante mucho tiempo.

Son muy específicos sus requerimientos respecto del tipo de suelo, pero eso no significa que necesite los más cargados de nutrientes: se adapta mejor a suelos medianamente ricos. Cultivada en terrenos o sustratos demasiado ricos, produce una vegetación muy vigorosa y abierta, en lugar de plantas compactas con repollos bien apretados, que es lo que buscamos.

Requieren un riego regular, evitando siempre encharcar el terreno. Las primeras coles pueden obtenerse entre los 90 y 160 días de la siembra. La cosecha debe realizarse cuando los brotes aún son pequeños, cuando apenas han madurado, siguiendo un orden de abajo hacia arriba, dejando algunos repollitos en la parte superior. Si compramos de viveros, podremos empezar a recolectar a los dos o tres meses de cultivo. En óptimas condiciones, la planta llega a alcanzar el metro de altura y puede brindar unos 30 repollitos a lo largo del tronco.