Sábado 19 de Septiembre de 2020
Fate

Noruega: reconocimiento facial en salmones

iFarm es un sistema que permite tratar a cada pez individualmente, guardando un registro sanitario para cada uno; esto evitará la propagación de infecciones

Noruega: reconocimiento facial en salmones
martes 16 de octubre de 2018

Una compañía noruega diseñó un scanner 3D para trasladar el reconocimiento facial a la producción de salmón. Con este sistema, millones de salmones del Atlántico podrán tener sus rostros almacenados en bases de datos digitales para llevar un registro de la sanidad; así, aquellos que representen una amenaza sanitaria, podrán ser extraídos y tratados adecuadamente para no infestar al resto.

La empresa Cermaq Group, propiedad de Mitsubishi, opera en Noruega, Chile y Canadá con más de 200 granjas de salmón y trucha; actualmente, busca generar valor agregado a su producción mediante la incorporación de tecnología de reconocimiento facial, que podrá generar un ahorro de US$1 billón anual en la industria. “Podemos desarrollar un historial sanitario para cada pez. Será una revolución”, destacó Harald Takle, jefe de Investigación de Cermaq, en referencia al sistema iFarm, que desarrollan junto a BioSort, compañía noruega de tecnología.  

Las iFarms contarán con cámaras-scanners en la superficie: cada día, 40.000 salmones en cada pileta saldrán a tomar aire, algo que necesitan para regular la flotabilidad. Cada vez que un salmón hace esto, generalmente, cada cuatro días, pasará por un embudo con sensores que escanearán su rostro y cuerpo para establecer los registros de cada pez. Si la máquina reconoce alguna anormalidad, como piojos o úlceras, los peces infectados se pondrán en cuarentena para un tratamiento. “Solamente los peces que realmente lo necesitan se expondrán al tratamiento, lo que significa aproximadamente un 5-20%”, señaló Geir Stang Hauge, uno de los creadores del software y CEO de BioSort.

Los piojos en los peces causan lesiones graves que vuelven invendibles a los animales infectados; además, se han vuelto resistentes a los tratamientos químicos. “En la acuicultura, las barreras sanitarias son las que limitan el crecimiento. De lo contrario, podríamos producir más, vender más y alimentar a más personas”, remarcó Einar Wathne, líder de alimentos marítimos en la unidad de nutrición animal de Cargill.

Cermaq estima que podrá poner en funcionamiento el sistema de reconocimiento facial en 6 años, en la costa atlántica de Noruega.

En Noruega, además, científicos de Cargill están experimentando con una receta especial para la alimentación de los salmones, que contiene ingredientes que alteran el aroma del mucus que expulsa el pez; de esta forma, se prevé que los piojos no se sentirán atraídos a los peces y entonces estos no se infectarán.  Según Renate Kvingedal, científico de Cargill Aqua Nutrition, la alimentación puede reducir el índice de infección a la mitad.