Jueves 02 de Abril de 2020
Fate

Cómo afecta el coronavirus a las economías regionales

Ante la emergencia sanitaria por COVID-19, varias economías regionales podrían sufrir grandes pérdidas. Desde CAME aseguran que se va a necesitar mucho apoyo por parte del Estado

Cómo afecta el coronavirus a las economías regionales
miércoles 25 de marzo de 2020
A

nte la emergencia sanitaria desatada por la pandemia de coronavirus, varias economías regionales que se encuentran en plena cosecha –como las peras, manzanas, nueces, almendras y uvas– podrían sufrir pérdidas importantes. Así lo manifestó el director ejecutivo de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Pablo Vernengo, quien aseguró que van a necesitar mucho apoyo por parte del Estado.

Los productores citrícolas entrerrianos le manifestaron esa preocupación a CAME debido a que no cuenta con efectivo para liquidar jornales. Otro inconveniente que se repite en las demás economías regionales es que los aserraderos no están contemplados en el decreto presidencial que exceptúa al sector agropecuario de frenar la actividad por el aislamiento social obligatorio, por lo que hay empresas que no tienen suficiente stock de cajones como para poder seguir adelante.

En este sentido, Vernengo señaló: “Vamos de a pasos. Queremos terminar con las cosechas en marcha y llegar a las góndolas, pero sabemos que todo será más difícil”. En esa línea, mencionó que una pizzería porteña de renombre canceló un pedido de muzarella de una usina láctea porque cierra por decreto; sin embargo, no le canceló una deuda significativa, que deja para después del 1/04. “Hará falta acompañamiento financiero para seguir”, afirmó el ejecutivo.

Asimismo, el presidente de la Cámara Argentina de Productores de Hongos Comestibles, Leandro Aldosoro, explicó que sus principales clientes son los restaurantes que no trabajarán y que solo conservan un 20% del mercado. Por este motivo, están cocinando el producto para no perderlo, pero les genera una merma en el precio de dos tercios. Desde el sector dan por sentado que no se normalizará la actividad en abril, por lo que solicitan que se les brinden los mismos beneficios que a los gastronómicos y hoteleros.

Por su parte, la producción de tomates en la provincia de La Rioja atraviesa más de una crisis. Hasta hace cinco años atrás andaba bien gracias a la puesta en valor de Agroandina, lo que posibilitó extender la frontera agrícola e incorporar alrededor de 80 productores de siete departamentos. La firma cerró en 2017 y, si bien el Estado se hizo cargo, la producción disminuyó muchísimo y los productores migraron hacia Córdoba y Santiago del Estero.

“Los que vendimos afuera de La Rioja conseguimos un precio mejor, a unos seis pesos el kilo, mientras que los que entregaron al Estado se movieron alrededor de los $4,50. Para que sea rentable, el piso debe ser de 80.000 kilos por hectárea, porque el costo es de 55.000 kilos. La caída del mercado interno nos va a complicar a todos”, sostuvo el productor José Luis Bellia.

En lo que respecta a la producción de yerba, el presidente del Instituto Nacional de la Yerba Mate (YNYM), Alberto Re, remarcó: “Venimos de un 2019 récord en ventas internas y exportaciones; incluso, enero fue muy bueno en embarques y en el consumo argentino, pero las perspectivas cambiaron. Líbano, nuestro principal cliente, entró en default y la pandemia impacta en el resto. También la necesidad de cambiar el hábito de consumo en la Argentina, haciéndolo de manera individual, podría generar ruidos”.

En cuanto a la logística, Juan Ignacio Cavallera, de la compañía Braun Relaciones Comerciales e integrante del Clúster del Garbanzo en Córdoba, sostuvo que la coyuntura no era favorable antes de la pandemia debido no solo a que los precios son los más bajos de los últimos diez años, sino también a que el precio FOB no es competitivo frente a otros actores del mercado por los precios internos.

“Hace dos años viene cayendo la superficie de producción. Se retrajo la oferta en el exterior y a eso hay que sumarle la incertidumbre que genera el COVID-19, porque no se sabe si los puertos estarán operativos, tanto los nuestros como los de nuestros clientes; todo eso desalienta a la siembra que comienza en mayo”, explicó Cavallera.

En tanto, el titular de la Cámara Argentina del Maní, Eduardo Nervi, señaló que están cumpliendo todas las normativas vigentes por la pandemia de coronavirus, ya que el compromiso es evitar la expansión. “Hay buen diálogo para tratar de que las operaciones continúen con el mínimo riesgo posible; hay controles en las rutas y, aunque en algunos puntos de Santa Fe hubo inconvenientes, entendemos que se irán acomodando. Habrá algunas incomodidades, pero confiamos en que se superarán”, aseguró.

De acuerdo a lo trascendido, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación le prometió a la CAME que iba a evaluar líneas de prefinanciación para exportaciones a China de producciones como el tabaco y la cereza que, hasta diciembre, contaban con ese apoyo de parte de los propios clientes y se cortó. Asimismo, la cartera también trabaja para garantizar que los camiones provenientes de Brasil puedan entrar al país para retirar parte de la producción de peras y manzanas del Alto Valle de Río Negro.