Jueves 02 de Abril de 2020
Fate

Otoño, la estación ideal para el monitoreo de malezas

Desde el INTA Oliveros destacan la importancia de conocer en detalle cómo están conformadas las comunidades de especies de malezas y su nivel de resistencia a los herbicidas

Otoño, la estación ideal para el monitoreo de malezas
jueves 17 de mayo de 2018

Teniendo en cuenta que el barbecho es clave para el control de malezas y la programación del lote, desde el INTA Oliveros aconsejan aprovechar el otoño para incrementar el potencial de rendimiento.

En ese contexto, Juan Carlos Papa, referente en manejo de malezas del INTA Oliveros, manifestó que “antes de iniciar el tratamiento se debe considerar cuándo es el momento oportuno en función del tipo de malezas, la posibilidad de que produzcan semillas o yemas, y el cultivo que se realizará después”, ya que “en muchos casos, de ello depende el éxito o fracaso del manejo y el cultivo posterior”.

Según Papa, en los sistemas de siembra directa el barbecho se debe efectuar cerca de la cosecha, ya que “en ese momento las malezas de otoño e invierno serán pequeñas y estarán en pleno crecimiento”.

En la misma línea, el técnico sostuvo que “las condiciones ambientales de otoño, en general, favorecen la eficiencia de principios activos de los herbicidas y permiten potenciar el efecto residual”. Y agregó: “Las bajas temperaturas y las escasas precipitaciones invernales limitan el crecimiento de las plantas, lo cual resulta positivo”.

Por otra parte, dijo que entre el final del invierno y el comienzo de la primavera se debe prestar mucha atención en la planificación del lote. “En esta etapa, los herbicidas deberán ser selectivos para el cultivo a implantar. Si están correctamente posicionados, pueden aportar de manera significativa al control de malezas en el cultivo”, indicó.

De acuerdo al especialista, una mala o nula planificación genera un incremento en el costo de producción y una disminución de los rendimientos, razón por la cual “es fundamental realizar un monitoreo y seguimiento permanente de los lotes”.

Por último, Papa destacó que “el conocimiento de la biología y la dinámica de las especies resistentes, la planificación, el monitoreo, la elección correcta de herbicidas, la oportunidad de los tratamientos y la tecnología de aplicación, así como las prácticas culturales, aportan resultados positivos que trascienden la campaña puntual y afectan el resultado del proceso productivo tanto en el corto como en el mediano y largo plazo”.