Jueves 02 de Abril de 2020
Fate

Cómo controlar la mastitis

Principales lineamientos para diseñar un plan de trabajo integral para combatir la enfermedad

Cómo controlar la mastitis
martes 04 de febrero de 2020
E

l médico veterinario Leonardo García comparte los principales lineamientos para un plan de trabajo integral que colabore con la reducción de la mastitis a su mínima expresión. Para ello, es fundamental el diseño de una estrategia que contemple sus tres presentaciones: clínica, subclínica y crónica.

En el caso de la mastitis clínica, será tarea del tambero detectar su aparición en el despunte. Éste es el momento adecuado para detectar la mastitis y tomar medidas. La capacitación del personal resulta de suma importancia en este momento, tanto en la observación de los animales como de la leche. Cabe recordar que toda alteración en la leche se debe considerar producto de esta enfermedad y debe ser motivo para la acción de un protocolo de acciones.

La detección de la presentación subclínica es tarea de un profesional actuante, que se encargará de elegir correctamente la terapia de secado adecuada, evitando el surgimiento de  nuevas infecciones.

La presentación crónica tiene que ver con la evolución de la enfermedad. Los animales que no responden a la terapia evolucionan de forma crónica y sostienen la enfermedad en el rodeo. Sin embargo, es necesario registrar los tratamientos para identificarlos correctamente.

 

Estrategia

Para que un plan funcione y tenga resultados positivos, se debe tener en cuenta y sostener en el tiempo los siguientes puntos:

- Capacitación del personal. La formación de los tamberos es de suma importancia en el sistema. La capacitación debe ser permanente, frecuente y específica.

- Hincapié en la detección de la mastitis clínica. La detección de este tipo de mastitis es uno de los pilares de cualquier plan de trabajo.

- Realizar bacteriología de tanque e individual. A través de antibiogramas y del monitoreo de tanques, se puede controlar el estado sanitario del rodeo, la higiene de las instalaciones, la rutina de ordeño y el ambiente.

- Tratar todas las vacas enfermas. Mediante protocolos de acción práctica, se puede evaluar el estado de situación de cada tambo. Este conjunto de reglas debe diseñarse de acuerdo a los resultados bacteriológicos de cada animal.

- Registrar los tratamientos. Con esta información se puede evaluar la respuesta a los tratamientos.

- Descartar las vacas crónicas. Se deben descartar las vacas que sostienen la infección y no responden a la terapia.

- Evaluar y mantener correctamente la máquina de ordeñar. Chequear el correcto funcionamiento de la máquina, ya que un mal funcionamiento de la misma puede ser causa de mastitis.

- Trabajar en el bienestar animal. Resulta de suma importancia tener en cuenta los factores contrarios al bienestar animal en las crianzas y recrías. La incidencia de estos elementos puede afectar la reposición, producción y calidad de leche.