Jueves 02 de Abril de 2020
Fate

El 2020 inicia con crisis en la producción de duraznos

Las tempranas heladas y la falta de inversión son las causas que, según los productores, llevarán a recolectar la mitad de la cosecha

El 2020 inicia con crisis en la producción de duraznos
lunes 27 de enero de 2020
L

a cosecha de durazno de este año no arrancó con buen pie, pues solo se recolectará la mitad de lo que se levantó el año pasado y terminará afectando el desarrollo final de la industria.

Los datos arrojados por el Instituto de Desarrollo Rural muestran que mientras en la temporada 2018-19 se cosecharon alrededor de 127 mil toneladas, este año solo se levantarán unas 64 mil, lo que implica una baja del 49%.

La caída en la producción es a consecuencia de las heladas tempranas de septiembre que afectaron el cuaje de las plantas, sumado a la falta de inversión por parte de los productores que vienen de varios años con precios magros.

En Mendoza hay casi 900 productores primarios de durazno para industria que tienen en total 6.000 hectáreas implantadas. La provincia es el único territorio del país donde se produce la fruta, posicionando a la Argentina como el cuarto o quinto productor mundial.

El productor José Morales cuenta, desde su experiencia, que habitualmente “la cosecha inicia en diciembre y se incrementa en enero. En febrero será un poco menor, sobre todo por causa de la helada”. Sin embargo, “el 70% de la fruta va a estar este mes y va a ser una cosecha corta”.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Productores de Durazno, Manuel Manzano, sumó que la incidencia de las contingencias climáticas “redujo la producción a menos de la mitad de su potencial actual”, además de otro punto perjudicial para la producción: las dificultades para acceder a un financiamiento genuino a tasas acordes, lo que, según el ejecutivo, obligó a los productores a sacrificar parte de su renta en pos de sostener la producción.

En la misma línea, Adolfo Giaquinta, presidente de la Federación Plan Estratégico de Durazno Industria (Fepedi), destacó: “Ha sido un año flojo para la provincia. El año pasado hubo más de 120 mil toneladas de durazno en toda la provincia y este año no se llega a las 70”.

 

Precios por el piso

Según analizó el presidente de Comercial La Sebastina, Gabriel Porcel, lo que viene es “caída de la producción, caída de precios, caída de la industria”. En ese sentido, remarcó: “Este año cae por consecuencias climáticas. En algunas partes cayó granizo; si cae granizo, la producción es para pulpa”.

A menor oferta y mayor demanda, sube el precio, aseguran los libros de economía. Sin embargo, la crisis del sector ha puesto al durazno en un piso histórico, el más bajo de la última década.

“El sector está bastante castigado producto de la economía argentina. Es un producto que compite con orígenes de todo el mundo y competimos con países que no tienen impuestos para importar”, puntualizó el productor José Morales.

Desde la Asociación de Productores de Durazno destacan las dificultades para mantenerse dentro de un sector con serias distorsiones y vicios a la hora de comercializar la producción de todo un año.

Finalmente, Porcel señaló: “Históricamente nos han pagado entre 25 a 30 centavos de dólar. El año pasado nos pagaron 16 centavos y este año escasea, pero el precio no levanta. El año que viene va a seguir escaseando el producto, pero van a seguir los precios bajos”.