Jueves 02 de Abril de 2020
Fate

La amenaza de la garrapata

El ganado bovino del norte de nuestro país combate a esta parasitosis a través de planes de control y erradicación

La amenaza de la garrapata
jueves 19 de diciembre de 2019

La presencia de la garrapata es muy común en los rodeos. En la Argentina, más de ochenta millones de hectáreas se ven afectadas por esta parasitosis. Dado el desplazamiento de la actividad ganadera hacia el norte de nuestro país, resulta importante revitalizar campañas y estrategias para mejorar el control de la enfermedad.

La garrapata afecta a once provincias del NOA, NEA y el Litoral y doce millones de cabezas están parasitadas por Boophilus sp.  El traslado de las áreas de producción bovina hacia el norte (zona endémica), zona clave para la producción de terneros –primer eslabón de la cadena-.

A nivel nacional, las campañas oficiales están monitoreadas a campo por técnicos del Senasa. El perfeccionamiento que requiere combatir este tipo de parasitosis exige un entrenamiento de los equipos cada vez mayor. “Modernizar y actualizar la información y la forma de hacerla llegar a todos los involucrados con las herramientas informáticas hoy disponibles, unificando criterios, sería una buena medida para el éxito de la campaña y de un muy bajo costo”, afirma Adrián Balbi, gerente de la división veterinaria del laboratorio Vetanco.

La mayor parte de estos parásitos vive en las pasturas, en la denominada fase libre del ciclo de vida, donde las condiciones ambientales colaboran a que la reinfección sea alta.

 

Estrategia de combate

Actualmente, el país está dividido en cuatro zonas: control, erradicación, indemne (limpiada a base de tratamientos) y una indemne o limpia de manera natural. En este sentido, se aconseja la concientización del productor para un control del parásito de manera integral y dentro de un programa sanitario general  en cada establecimiento en zona endémica como también un trabajo conjunto entre profesionales privados, técnicos y para técnicos oficiales con la industria veterinaria.

 

Activos para el control

La industria farmacéutica veterinaria aporta distintos métodos para el control de este parásito, como los baños de inmersión (bañaderos cargados con Amitraz), Ivermectinas –cuenta con la ventaja de tratar los parásitos internos–, y el Fipronil y Fluazurón a través de aplicación “pour on” o derrame dorsal. “La rotación de estos activos y su uso complementario son la clave para un control eficiente y sostenido en el tiempo”, señaló Balbi.