Sábado 04 de Abril de 2020
Fate

La importancia de un control más eficaz de parasitosis

La parasitosis es considerada la fuente principal de mermas productivas en ganadería, por lo que es primordial el asesoramiento profesional

La importancia de un control más eficaz de parasitosis
miércoles 18 de abril de 2018

Las enfermedades parasitarias constituyen la causa más grande de mermas productivas en ganadería, debido principalmente a las elevadas tasas de morbilidad y mortalidad, y a alteraciones reproductivas.

En ese sentido, Sebastián Crudeli, asesor técnico de Biogénesis Bagó en el NEA, sostuvo que “es fundamental contar con un asesoramiento técnico profesional capaz de orientar al productor en la implementación de una estrategia que combine los principios activos disponibles en el mercado para su uso racional, que cuide la vida útil de los componentes y, así, evitar residuos en las carnes”.

Asimismo, señaló que “se están incorporando nuevas propuestas tecnológicas” para hallar soluciones cada vez más eficaces contra esta problemática. Según Crudeli, un ejemplo de ello es la doramectina 3,15, que es “un antiparasitario que con la aplicación de una dosis ha demostrado alta eficacia en el control de endoparásitos, piojos, garrapatas, bicheras y ura en bovinos y ovinos, además de ofrecer un prolongado efecto residual”.

En la misma línea, expresó que “se conocen estudios llevados adelante por el doctor Jorge Errecalde, de la Universidad Nacional de la Plata, donde la doramectina 3,15 llegó a un nivel de eficacia del 97% a los 42 días post tratamiento de parásitos gastrointestinales”. Y agregó: “En estudios dirigidos por la Universidad Nacional del Nordeste, la fórmula alcanzó un 100% de eficacia contra ura”.

Además, el asesor técnico de Biogénesis Bagó explicó que la doramectina 3,15 es “altamente eficaz para la prevención y el tratamiento de miasis cutánea, parasitosis producida por las larvas de la mosca Cochliomya hominivorax, que impide la cicatrización de heridas y amplía su superficie”, advirtiendo que “en terneros puede asociarse a infecciones bacterianas umbilicales, que en algunos casos terminan en septicemia y provocan una poliartritis conocida en el campo como caruá”.

Por otro lado, Crudeli sostuvo que “en la lucha contra la garrapata en la zona de erradicación puede aportar un poder de volteo que llega al 98,86% según el Senasa, y un prolongado efecto residual garrapaticida durante 24 días”, a la vez que admitió que hay 74 millones de hectáreas en la Argentina infectadas con este ectoparásito. “Con una carga media de 50 garrapatas, los animales pierden hasta 50 kilos por año”, afirmó.