La era de los robots en agricultura

Presentación de prototipos y conceptos de productos en Indiana

La era de los robots en agricultura
viernes 06 de abril de 2018

AgBot es una hackathon sobre ingeniería, hardware y software relacionada a la agricultura, realizada en Rockville, Indiana. Allí asisten desde emprendedores hasta empresas y universidades para participar de una competencia de robots agrícolas, donde se evalúan prototipos o conceptos de diferentes productos.

Miguel Buero, asesor del CREA Trenque Lauquen II, y Juan Riva, productor de la misma entidad, pudieron asistir al evento en 2017, que en esa oportunidad planteaba dos competencias, una de siembra y otra de control de malezas.

Durante la primera competencia los equipos debían cumplir los siguientes requisitos: sembrar de manera autónoma dos pasadas, de dos o cuatro surcos cada una de maíz; la sembradora debía realizar cuatro surcos de 300 metros dando vuelta sola en las cabeceras; cambiar la variedad de la semilla de manera autónoma de acuerdo a la prescripción; modificar la densidad de siembra por variedad según prescripción; transmitir video en tiempo real de la parte frontal y trasera de la máquina; y autoabastecerse.

En el caso de la competencia de control de malezas, las exigencias eran: operar de manera autónoma entre dos y cuatro surcos y poder doblar al final de éstos; realizar cuatro pasadas de 300 metros de largo a una velocidad de entre 3,5 y 10 millas por hora; identificar en la línea de siembra y entre surcos tres malezas comunes; efectuar la muerte química o mecánica mientras el robot se moviliza en el cultivo; y proporcionar métodos de observación en tiempo real desde la base del robot.

La compañía canadiense Prairie Robotics formó parte de un desafío de pulverización, llevándose el primer puesto. “Lo manejaban de manera automatizada usando unas cajitas que interceptan las señales del cableado Can-Bus y van probando cada señal captada hasta que resuelven la totalidad de los comandos”, explicaron Buero y Riva.

Por su parte, Kyler Laird, un productor y programador de Estados Unidos, fabricó una sembradora autónoma utilizando distintas tecnologías. Su éxito se basó en el manejo de la conectividad, lo que le permitió alzar el premio en la competencia de siembra.

Según Buero y Riva, el futuro estará en la modularidad. “Nadie piensa en un único robot, piensan en varias unidades actuando en conjunto coordinadas”, expresaron. Y agregaron: “Yamaha apuesta a ser el módulo de poder, SwiftNav a ser uno de los módulos sensores, y The Climate Corp el módulo big data”.

Asimismo, indicaron que habrá “gente que va a reparar módulos de poder (motores), otros sensores y otros unidades lógicas”, por lo que no habría “disminución de gente en la operatoria, aunque sí habrá que trabajar con capacidades diferentes”.

Por otro lado, destacaron el desarrollo de la base de datos y la nube. “Las bases de datos son la base de todo esto. Hoy están creando colosales bases de datos de fotos de malezas y de cultivos. La nube o Internet es donde se juntan todos, y se lo sirven en bandeja para que la consuman los proyectos de inteligencia artificial. Paralelamente al desarrollo de las máquinas, necesariamente hay que desarrollar y generar esos datos”, sostuvieron.

Por último, Buero remarcó que hay que “incentivar y aumentar las posibilidades de desarrollar y mejorar las ideas y las habilidades tecnológicas innovadoras”.