Martes 26 de Mayo de 2020
Fate

Equinos: condiciones de un box seguro y claves para que el caballo esté mejor

Se destaca la necesidad de que se trate de un lugar limpio, con abundante agua y comida para que el caballo tenga libre disponibilidad de los nutrientes

Equinos: condiciones de un box seguro y claves para que el caballo esté mejor
lunes 25 de noviembre de 2019

La estabulación es un sistema de crianza que mantiene a los animales dentro de un recinto cubierto o cerrado, en el cual pasarán gran parte de su vida. Es un nuevo estilo de vida que causa una modificación en el estado nativo del animal, separándolo de otros de su misma especie con los que convivía usualmente en el campo y que, a la vez, modifica su nutrición natural al no permitirle alimentarse con pasturas. Es necesario que el animal pueda adaptarse mental y físicamente a estos cambios en sus costumbres básicas e innatas.

Para facilitar este proceso, el box debe cumplir con condiciones primordiales que favorezcan la estadía durante casi las 24 horas del día. Su construcción debe planearse con anterioridad y ser realizada contemplando los requisitos ideales que permitan que el animal esté cómodo en su interior: amplitud, orientación apropiada que le permita tener una ventilación y temperatura adecuadas, limpieza, poseer una buena cama y agua a voluntad. Por otro lado, tratándose de equinos, la ejercitación diaria no debe ser descuidada. El caballo deportivo usualmente realiza su entrenamiento por la mañana y luego ingresa al box, donde debe encontrar la tranquilidad y relajación adecuadas para su recuperación.

Asociado a todas las condiciones edilicias básicas, el personal que está a su cuidado y en contacto diario debe estar plenamente capacitado para tratar al animal como es debido, concentrándose en eliminar situaciones anómalas para los animales, como estrés, miedo, temor, desconfianza y maltrato. A su vez, se debe procurar mantener la salud, el bienestar y el pleno rendimiento del caballo.

Es factible que en algunos animales se presenten diferentes actitudes consideradas como anormales y que estén asociadas con el caballo que es mantenido en estabulación. Una serie de trastornos instaurados en la conducta anormal pueden ser los siguientes: morder, caminar en el box en círculos, bamboleo de miembros anteriores, escarbar el piso del box, patear el box, tragar aire, masticar madera, comer material fecal, e ingerir sustancias anormales o no comestibles. La presencia de cualquiera de estas alteraciones en el caballo estabulado debe ser considerada como contraproducente para que ese animal pueda realizar eficazmente su ocupación plena y con óptimo rendimiento. Su estado general puede verse afectado, por lo que es crucial la prevención, la supresión de las causas que lo ocasionan y el hecho de realizar un manejo adecuado y meticuloso de ese caballo.