Jueves 02 de Abril de 2020
Fate

Genética de vacas aplicada al cambio climático

Ayuda a reducir las emisiones de metano y aumentar la producción de leche

Genética de vacas aplicada al cambio climático
miércoles 06 de noviembre de 2019

Un equipo de investigación internacional liderado por el israelita Itzhak Mizrahi, descubrió que los genes de las vacas se pueden emplear para controlar los microbiomas y la cantidad de gases de efecto invernadero que emiten los animales. Estos conocimientos suponen un gran hallazgo para los productores de lácteos y carne de res, que desde hace varios años vienen trabajando con el fin de reducir la contribución de la industria en el cambio climático. Asimismo, sirven para mejorar la eficiencia en la producción de leche.

El estudio cubrió 1.016 vacas (816 lecheras Holstein y 200 lecheras Nordic Red), repartidas en cuatro países: Italia, Finlandia, Suecia y Gran Bretaña. Allí se determinó que un pequeño número de microbios hereditarios realizan contribuciones significativas a ciertas variables y fenotipos del hospedador. En este sentido, los profesionales buscaron programas genéticos de producción, dirigidos a los microbiomas, para proporcionar una solución sostenible, aumentar la eficiencia y reducir las emisiones del ganado.

“Nuestros hallazgos son un gran avance para la ciencia básica ya que tendrán un impacto muy positivo en dos de los desafíos más importantes con los que se enfrentará la comunidad en el futuro. El planeta está operando a la máxima producción de carne y productos lácteos y el problema solo empeorará en las próximas décadas. Para 2050 el mundo tendrá aproximadamente nueve mil millones de personas que alimentar, lo que podría significar una grave crisis de nutrición proteica. Esperamos aumentar la eficiencia de la producción al mismo tiempo que se reducen las emisiones de metano. Sería difícil pensar en una solución donde todos ganan más importante para el planeta que esta”, expresó Mizrahi.

Si bien los investigadores se centraron en razas productoras de leche, estiman que es posible que los resultados sean aplicables a otros animales y especies de rumiantes.

“Dada la importancia de la dieta en el rendimiento y la composición del microbioma de los animales, los programas deben enfocarse en los posibles regímenes de alimentación. En este contexto, el impacto general de los microbios hereditarios asociados con rasgos identificados en los índices de producción debería dar como resultado una industria ganadera de rumiantes más eficiente y más respetuosa con el medioambiente”, concluyó el profesor.