Domingo 05 de Abril de 2020
Fate

Recomendaciones para ensilar maíz afectado por condiciones climáticas

En épocas de estrés hídrico, la principal deficiencia de los cultivos se manifiesta en el contenido del grano

Recomendaciones para ensilar maíz afectado por condiciones climáticas
martes 22 de octubre de 2019

En un informe escrito por expertos del INTA, la Cámara Argentina de Contratistas Forrajeros (CACF), la Universidad Nacional de Villa María, asesores privados y técnicos de empresas del sector, se detallan una serie de recomendaciones para el ensilado de maíces afectados por estrés hídrico y calórico, tratando de disminuir las pérdidas de materia seca en un escenario desfavorable.

Federico Sánchez, especialista del INTA Manfredi, sugirió conocer el ciclo del hibrido utilizado y tener en cuenta el periodo de madurez fisiológica respecto al porcentaje de materia seca que pueda acumularse, “para no adelantar la fecha de picado de un material que aún le queda tiempo de desarrollo”.

Otro aspecto a considerar en el manejo de forraje es la altura de corte, que debe ajustarse a la condición de cultivo. En maíces muy secos, con más del 40% de materia seca, se recomienda disminuir la altura de corte, ya que la humedad tiende a concentrarse en la parte basal de la planta y facilita la compactación del silo. Por el contrario, en maíces con más de 70% de su peso en agua y menos del 30% de materia seca, es conveniente “realizar un corte con una segadora o cortadora, efectuar un preoreo con el objetivo de perder humedad, y luego recoletarla cuando alcance un 35% de materia seca con la picadora equipada con un cabezal pick-up”, detalló Sánchez.

Por otro lado, Fernando Clemente, coordinador zonal de la Cámara Argentina de Contratistas Forrajera, aconsejó “elevar la plataforma de corte de la máquina, disminuir el tamaño del picado para eliminar agua durante el proceso y hacer silos con mucha densidad que eviten la acumulación de aire, el mayor enemigo del proceso de conservación”. En los cultivos con aborto de espigas se tiende a privilegiar la calidad de la planta completa, aunque se debe prestar mucha atención al contenido de materia seca, ya que la misma no debería ser menor al 30%, debido a que eso generaría pérdidas por efluentes y desarrollo de bacterias, dando como resultado silajes de bajo valor nutritivo y baja palatabilidad. En estos casos, se recomienda aumentar la altura de corte, que debe ser mayor a 35 centímetros.

Finalmente, para mejorar la fermentación láctica es recomendable la utilización de inoculantes homofermentativos, incorporando bacterias especificas a tasas mayores a 100.000 UFC/g de silo (Unidades Formadores de Colonia por gramo de silo). En general, los inoculantes están compuestos por bacterias y enzimas que permiten una rápida acidificación del material ensilado de forma natural, aportando una cantidad de ventajas; entre ellas, se destaca la estabilización del forraje, la lucha contra la proliferación de hongos y el desarrollo de micotoxinas, y la conservación en el tiempo.

Por tratarse de cultivos que presentan altas concentraciones de azúcar, de los cuales se obtendrán silos con alta generación de ácido láctico que van a ser muy inestables al momento de su apertura, se recomienda también la aplicación de inoculantes heterofermentativos. De esta manera, se aconseja la utilización de inoculantes combinados, tanto homofermentativos para mejorar la fermentación, como heterofermentativos para reducir las pérdidas al momento de la apertura y traslado.