Jueves 02 de Abril de 2020
Fate

Jornada de intercambio técnico en el centro de entrenamiento de Monsanto

En Pergamino, la empresa llevó a cabo un encuentro entre asesores y técnicos para intercambiar conocimientos de cara a las últimas novedades en el mundo agrícola

Jornada de intercambio técnico en el centro de entrenamiento de Monsanto
lunes 21 de octubre de 2019

Para abordar el tema de malezas resistentes hay que hacer una combinación, mirando toda la temática de sistemas de ciclo de producción, desde la planificación del productor de lo que vaya a comprar, pasando por todo el ciclo vegetativo del cultivo hasta la cosecha”, afirmó el brasilero Marcelo Segalla, líder del Equipo de Agrónomos de Monsanto para América del Sur, en el marco de la jornada de intercambio técnico que se realizó en el centro de entrenamiento de la empresa, ubicado en la localidad bonaerense de Pergamino.

El objetivo del encuentro fue intercambiar conocimientos y experiencias para avanzar en soluciones para el control de malezas, que en los últimos años viene siendo una de las principales preocupaciones y limitantes para la producción agrícola en nuestro país y en el resto de Sudamérica.

Con respecto a la actitud que han adoptado los productores agrícolas ante la problemática de las malezas, Segalla sostuvo: “Hay realidades distintas y debemos tener la habilidad para llevar la mejor recomendación para cada necesidad local. En todas las zonas siempre hay algo particular que nosotros, como compañía, intentamos atender”.

Una de las paradas de la recorrida por el campo fue en los ensayos de larga duración, que ya llevan cuatro años en distintas situaciones con monocultivo de soja y rotaciones de trigo-soja y maíz-soja, con y sin cultivos de cobertura. En éstos, se evalúan parámetros productivos, físicos y químicos de suelo, así como los niveles de dióxido de carbono que van a la atmósfera, para avanzar en el mejoramiento de esos indicadores.

Uno de los asistentes a la jornada en Pergamino fue Lucas Remondino, asesor privado y docente en la Universidad Católica de Córdoba, quien declaró: “Cambió totalmente la agronomía en los últimos cuatro o cinco años. Se acabaron las recetas, lo fácil. Todos los colegas tendrán muchísimo trabajo, pero deberán estar muy capacitados para estar a la altura de las circunstancias. Ya no bastará con estudiar cinco años, aprender un par de principios activos y llevar el día a día en el campo, sino que deberán estar muy capacitados y especializarse en diferentes áreas para ser rentables y productivos, así como entender todo un conjunto de situaciones, no solo de malezas, sino también de insectos, cultivos y presiones sociales”.