Miércoles 08 de Julio de 2020
Fate

Crecen los daños por roya amarilla en la cosecha de trigo

Un documento del INTA Pergamino brinda una serie de recomendaciones para luchar contra tallos quebrados y granos chuzos

Crecen los daños por roya amarilla en la cosecha de trigo
miércoles 10 de enero de 2018

De acuerdo a un informe del INTA Pergamino, la roya amarilla aquejó a lotes de trigo que no fueron tratados y que eran susceptibles de contraer la enfermedad.

El reporte hace hincapié en la importancia de estimar la operatividad y el costo del servicio de cosecha antes de regular la máquina.

Asimismo, repara en que “en un cultivo con tallos quebrados, se debe bajar la altura de corte de la plataforma para la captación de todas las espigas”, lo que hace que se duplique “la cantidad de material no grano que ingresa a la máquina, dificultando la trilla, la separación y limpieza de la cosechadora”.

Por esa razón, advierte que “es fundamental el mantenimiento de la barra de corte, tanto para lograr un corte neto del cultivo, reduciendo pérdidas de espigas y granos, como así también para la disminución en el consumo de combustible y el aumento en la longevidad de los mandos de transmisión”.

Además, el documento sostiene que otra consecuencia de esta enfermedad son los granos anormales o chuzos de menor tamaño y peso específico que serán penados en la comercialización. Por este motivo, desde el INTA recomiendan “aumentar el caudal de aire del sistema de limpieza de la cosechadora con la velocidad del ventilador o turbina trabajando en el rango desde los tres cuartos de velocidad hasta el máximo”.  

Sin bien advierte que esa solución puede incrementar la cantidad de granos que salen por la cola, el informe sostiene que “puede representar una menor pérdida económica dado el menor descuento al precio de grano que percibiría el productor si se hubieran dejado los granos chuzos”.

Por último, sostiene que “el almacenamiento de granos con alta humedad es muy riesgoso”, por lo que se deben “secar inmediatamente para no perder calidad y evitar el desarrollo de micotoxinas de almacenaje”.