Miércoles 21 de Octubre de 2020
Fate

Oceanía: industria alimenticia aclara rumores sobre supuesta propagación del COVID-19 a través de los alimentos

Dairy Food Safety Victoria aseguró que no existe evidencia de que el virus se pueda transmitir a través de alimentos o sus envases

Oceanía: industria alimenticia aclara rumores sobre supuesta propagación del COVID-19 a través de los alimentos
viernes 15 de mayo de 2020
E

n el marco de la pandemia de COVID-19, garantizar la seguridad alimentaria y la continuidad de las exportaciones es uno de los retos más importantes a los que se enfrentan las naciones. Australia y Nueva Zelanda no escapan de esta realidad, y los diversos sectores alimentarios de esos países intentan calmar las preocupaciones públicas.

Las preocupaciones en torno a la transmisión de COVID-19 a través de los alimentos han sido especialmente abundantes en la región, tanto que varias autoridades alimentarias y líderes de la industria han tenido que aclarar estos mitos.

“No hay evidencia de que el COVID-19 se transmita a través de alimentos o envases de alimentos”, reveló la asociación comercial Dairy Food Safety Victoria, en una declaración formal que también incluía una lista de estrictas pautas relacionadas para que las empresas lácteas locales cumplan.

Desde la entidad remarcaron que “todas las empresas de productos lácteos con licencia en Victoria deben tener un programa de seguridad alimentaria y, en este momento, todos los fabricantes de productos lácteos deben cumplir con la guía COVID-19”.

PMA ANZ, la filial global de Australia y Nueva Zelanda de la Produce Marketing Association (PMA Global), la principal asociación mundial de comercio de productos frescos, reiteró un mensaje similar en relación a las frutas y verduras frescas en el país, diciendo que los temores que conducen a la retirada de alimentos del mercado no deberían ser necesarios. “De hecho, ahora más que nunca, es importante consumir frutas y verduras frescas, que pueden ayudar a estimular el sistema inmunológico y la salud en general”, exhortó su jefe de seguridad, Deon Mahoney.

Por su parte, Food Standards Australia New Zealand (FSANZ) también intentó calmar estos temores de inocuidad de los alimentos, calificando la transmisión a través de los alimentos como “poco probable”. “Hasta ahora no hay evidencia de que las personas se hayan infectado al tragar el virus en los alimentos o bebidas”, afirmaron.

 

Atención en la carne

“Aunque se sospecha que el COVID-19 puede haberse originado en animales, no es probable que se transmita a los humanos desde las carnes locales, ya que esto está sujeto a controles estrictos, incluidos los requisitos que prohíben el uso de carne y despojos de los animales enfermos para consumo humano”, explicaron desde FSANZ.

El organismo comercial del sector cárnico Beef + Lamb New Zealand (B + LNZ) también dijo que la industria  debe ser muy cuidadosa durante este tiempo, ya que cualquier falta de precaución podría perturbar una planta de producción completa. “Si un agricultor se enfermara con este virus, habría límites para el apoyo disponible para ayudarlo en la granja. Del mismo modo, si se encontrara a un trabajador de la carne portador del virus, podría interrumpir la producción en su planta de fabricación”, dijo el presidente de B + LNZ, Andrew Morrison, al tiempo que recalcó que el sector es el “segundo exportador de Nueva Zelanda y el mayor empleador de fabricación”, por lo que “es vital que se tomen todas las medidas para proteger al sector de la carne roja”.