Viernes 25 de Septiembre de 2020
Fate

¿Los caracoles son esenciales para la industria del café?

Una reciente investigación realizada en Puerto Rico por científicos estadunidenses arrojó que una especie de caracol que le gusta comer esporas que destruyen las plantas de café

¿Los caracoles son esenciales para la industria del café?
miércoles 15 de abril de 2020
T

ener caracoles que se arrastren alrededor del café nos es precisamente lo que se quiere. Sin embargo, los invertebrados podrían ser clave para para el sector cafetero. Así lo refleja el estudio “Perspectivas de los excrementos”, que sugiere que una especie específica de caracol podría combatir enfermedades y salvar la industria.

La enfermedad fúngica conocida como roya de la hoja de café se ha vuelto cada vez más problemática para los productores de café en los últimos años, gracias, en parte, al calentamiento global. Sin embargo, un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan (EE.UU.) ha sugerido una solución potencialmente viscosa: un especie invasiva de gasterópodos llamada la uña del pie asiática.

Ivette Perfecto, ecologista y coautora del estudio, comentó que se dio cuenta de que algo estaba pasando cuando vio excremento de caracol en las hojas de café durante un viaje de investigación de 2016 a Puerto Rico. “Es bastante obvio que están comiendo las esporas que causan la oxidación de la hoja de café”, dijo Ivette, a la vez que agregó: “Se comen las esporas de debajo de la hoja y básicamente limpian las hojas de esas esporas”.

Después de esta experiencia, su equipo se trasladó hasta la isla para descubrir por qué la roya de la hoja de café no era tan frecuente allí como en otras regiones cafeteras. Junto con los caracoles, estos científicos descubrieron que el ecosistema local tenía una variedad de factores que ayudaban a combatir la enfermedad, pero el trabajo que hicieron los caracoles fue el más increíble. Según los informes, solo un caracol puede engullir el 30% de las esporas de óxido mientras deja la hoja intacta.

Sin embargo, por interesante que pueda ser este hallazgo, los investigadores admiten que la simple propagación de una especie invasora en nuevos ecosistemas probablemente no sea una gran idea. Pese a ello, aseguraron que la lección más importante es saber que los problemas naturales, a menudo, pueden ser contrarrestados por soluciones naturales. “No quiere decir que ninguna de estas soluciones tecnológicas no funcione, sino que en lugar de centrarnos exclusivamente en esas cosas debemos focalizarnos en la ecología del sistema”, puntualizó.