Martes 12 de Diciembre del 2017
23°C Buenos Aires
Diario Agroempresario
Argentina Supermercado del Mundo

PERSONALIZAR

Elegí tu provincia para mostrar en la página principal:

Fabián Miguelez: "Somos un eslabón clave para el futuro de la producción, el comercio y los servicios de la cadena agroalimentaria"

"Los proveedores quieren ser proveedores del Mercado porque ven que hay una conducción que cumple", aseguró el presidente del Mercado Central de Buenos Aires

Fabián Miguelez: "Somos un eslabón clave para el futuro de la producción, el comercio y los servicios de la cadena agroalimentaria"
miércoles 06 de diciembre de 2017

El Mercado Central de Buenos Aires es el centro comercializador de frutas y hortalizas que abastece al Gran Buenos Aires. Su presidente, Fabián Miguelez, participó del Congreso Argentina Supermercado del Mundo y habló sobre la historia del Mercado y las obras que se están realizando actualmente y las que están previstas para los próximos años.

“Somos el principal centro de comercialización de frutas y hortalizas del país y uno de los más importantes de América Latina. Abastecemos a un mercado de más de 12 millones de personas con alimentos provenientes de todo el país y del mundo. Somos un eslabón clave para el futuro de la producción, el comercio y los servicios de la cadena agroalimentaria”, introdujo Miguelez.

Repasando la historia del Mercado Central, su presidente contó que en 1967 se creó la corporación para “proyectar, construir y administrar un mercado central destinado a la concentración de frutos y productos alimenticios”; en 1971, se realizó el Concurso Nacional para el desarrollo del proyecto y resultó ganador el estudio Llauró-Urgell y Asociados. Las obras se iniciaron en 1974; diez años después, con una inversión de 500 millones de dólares, se terminó de construir el mercado, el cual abrió a partir de la Ley 19.227. Hacia 1990, el mercado abrió las puertas a otras actividades afines y complementarias, no solo frutas y verduras. Diez años más tarde, se firmó un acuerdo con el Ministerio de Defensa para vender productos, frutas, verduras y secos a las Fuerzas Armadas. Finalmente, Miguelez sostuvo que, después de varios años de pérdidas, en 2016 “la corporación alcanza el superávit”. 

Revisando los datos del Mercado Central, el presidente enumeró: “Tenemos 520 hectáreas, una comisaría, un centro médico, cuatro bancos, ANSES, una radio, 22 cooperativas de descarga, 250 vendedores ambulantes, dos ferias, 900 operadores, 150 concesiones, 450 mil clientes por mes y 11 mil empleados”. A su vez, señaló que por día entran mil camiones y 20 mil autos. “Hay 900 empresas frutihortícolas y 150 empresas concesionarias. Tiene 536 empleados del mercado directamente, 3500 personas en los puestos frutihortícolas, 3 mil en la carga y descarga, 100 changarines, 1200 personas en la feria minorista y 2 mil empresas concesionarias. Tenemos 450 mil clientes directos en los puestos y, en la feria minorista, 350 mil. En frutas, tenemos 481 millones de toneladas por año, 415 millones de dólares y 852 millones de toneladas de verduras, con 447 millones de dólares”, agregó.

A nivel societario, el 33% del Mercado Central corresponde al Gobierno Nacional, otro 33% a la Ciudad de Buenos Aires, y otro 33% al Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Cuando la nueva gestión llegó a la corporación en 2016, encontró un pasivo total de 400 millones, afirmó Miguelez: “Del 2012 al 2015 se iba perdiendo plata todos los años, generando hasta el 2015 un déficit de 201 millones de pesos de patrimonio neto”. La primera meta propuesta en 2016 fue encaminarse hacia el déficit cero; para ello, tuvieron que recuperar el valor del metro cuadrado de los contratos, enfocarse en una gestión transparente y recuperar los equipos de trabajo. “Reducir los gastos era renegociar deudas, ampliar operaciones con las Fuerzas Armadas y mejorar operaciones y concesiones”, destacó.

Los principales trabajos realizados en el primer año de administración estuvieron vinculados al mantenimiento, con 4 mil órdenes procesadas de trabajo, y a la limpieza, con una dedicación de 640 horas hombre mensuales. Los resultados en 2016 fueron positivos: “Los ingresos frutihortícolas subieron un 31,6%”, aseguró Miguelez y afirmó que del resultado negativo de 95 millones (2015), pasaron a tener un resultado positivo de 8 millones 730 mil pesos (2016). “Los proveedores quieren ser proveedores del Mercado porque ven que hay una conducción que cumple”, subrayó.

Dentro de los proyectos a futuro, Miguelez detalló que planean sistematizar la operación de cerramiento, tener operaciones con las Fuerzas Armadas consolidadas, trasladar al mercado de Hacienda al Mercado Central, reequipar el laboratorio, repavimentar la Avenida Carrillo, traer un biodigestor para transformar los residuos orgánicos en energía y, además, instalar una central de monitoreo para controlar todas las acciones realizadas. “Estamos haciendo solamente lo que hay que hacer. Nada más y nada menos”, concluyó Miguelez.