Horacio Cook: "Esta raza está posicionada muy bien y tiene mucho para dar y mucho campo por delante para desarrollar"

"Le damos de ganar al que compra y, al mismo tiempo, al que produce", aseguró el presidente de la Asociación de Productores de Limangus de Argentina

Horacio Cook: "Esta raza está posicionada muy bien y tiene mucho para dar y mucho campo por delante para desarrollar"
jueves 10 de mayo de 2018

Muchos países extranjeros como Sudáfrica, Australia, Estados Unidos, Brasil y otros más, han creado razas bovinas. En la Argentina, un país ganadero por tradición, también desarrollamos nuestra propia raza nacional, que es la raza Limangus”, remarcó Horacio Cook, presidente de la Asociación de Productores de Limangus de Argentina, en el Congreso “Argentina Supermercado del Mundo”.

Repasando los orígenes de la raza, Cook explicó que, en la década del 70, se realizaban cruzamientos de las razas británicas tradicionales criadas en el país; “se buscaba un animal de mayor peso para acceder a un mercado de exportación de un novillo de mayor peso”, sostuvo. Al pensar en expandir la ganadería, se empezaron a incorporar razas continentales de mayor tamaño y las británicas iniciaron un proceso que se denominó newtype y consistía, básicamente, en “traer cruzas norteamericanas o cruzas realizadas con esas razas en Norteamérica e importarlas para agrandar el frame (estructura corporal) de los ganados británicos que teníamos acá”, señaló Cook y comentó que los resultados no fueron positivos.

A raíz de eso, varios ganaderos, fundamentalmente de Buenos Aires, Córdoba y Entre Ríos, empezaron a cruzar Angus con Limousin. En cuanto surgió la duda de la proporción de la cruza, en la década del 80, se resolvió una combinación de 3/8. Quien descubrió que esa era la mejor resolución fue Pedro Sánchez de la Estancia La Criolla en 25 de Mayo; él tenía en su campo una especie de estación experimental del INTA en la cual probó con diferentes combinaciones de cruza y seguía la progenie. La forma de llegar a esa proporción era utilizando toros ¾ sobre vaca británica. La nueva raza se desarrolló, institucionalmente, como una subcomisión dentro de la Asociación de Limousin. Luego, en 1996, se separaron y crearon PROLIAR, Productores de Limangus de Argentina.

El Limangus, como detalló Cook, “era útil para nosotros como productores, pero era mucho más útil para el comprador. Acomodó el novillo porque tenía más cortes caros”. Si bien los novillos eran más difícil de engordar a pasto que otras razas, “cuando se terminaba y lo vendíamos, nos pagaban un sobreprecio”, señaló comentando cómo era la situación en la década del 90 cuando aún no estaba difundida la técnica de engorde a corral (feedlots).

Luego, la ganadería argentina cambió. Cuando se faenaban animales de 300 kilos, se producía una “pérdida de potencialidad de producción de carne”, indicó el presidente de la Asociación de Limangus. Entonces, luego, se incorporó el grano a la dieta de los bovinos y la terminación de animales se facilitó. “El problema ahora de la ganadería actual no es la falta de terminación, es el exceso de terminación”, opinó Cook. En ese sentido, explicó que con el incremento en el porcentaje de suplementación, las vaquillonas se terminan con un exceso de grasa que no agrada al consumidor. “Nosotros, con esta raza, estamos muy bien posicionados porque tiene ese componente continental, de Limousin, que hace que un novillo de 450 kilos va a tener no más de 5 por ciento de novillo grasa 2 en la tipificación de junta”, definió Cook en relación a una de las ventajas de la raza. Por lo cual, en faena, ejemplificó, de 70 medias reses que ingresan al frigorífico, “salen 70 lomos, 70 pecetos, 70 colitas de cuadril, 70 veces todos los cortes que consumimos”; es decir, se aprovecha toda la carne, lo cual da como resultado una diferencia económica: “Yo puedo colgar una media res de cada novillo –de una tropa Limangus y de otra raza-. Todas pesan, supongamos, 130 kilos. Pero no valen lo mismo. El carnicero lo compra igual, paga 60 pesos kilos. Y cuando empieza a desarmar, tiene grasa que es inútil, grasa que tira, que sobra. Así que perdió 60 pesos por kilo”, desarrolló Cook. Lo mismo sucede con el hueso y el músculo, que también influye en el porcentaje de descarte. Esto graficado en carnicería, trasladado a nivel frigorífico, significa muchísima plata. Por ello, Cook sostuvo que, con esta cuestión del exceso de grasa, Limangus presenta beneficios: “Esta raza está posicionada muy bien y tiene mucho para dar y mucho campo por delante para desarrollar, porque el grano no va a desaparecer de la dieta de los vacunos”. En esta línea, resaltó: “Le damos de ganar al que compra y, al mismo tiempo, al que produce”.

En cuanto al pedigree, Cook expresó que el ganadero argentino tiene “un exceso de purismo racial”. Dentro de un rodeo Limangus, el pedigree no está cerrado ni por macho ni por hembra, manifestó, salvo para casos de hacienda superior.

“Los argentinos también inventamos una raza. Limousin y Angus es la cruza más difundida en Estados Unidos, Canadá y Australia, pero ellos no estabilizaron la raza. No la inventaron como nosotros. Tal vez por una vocación ganadera que tenemos los argentinos que nos viene de nuestra propia genética mental”, concluyó Cook.

PERSONALIZAR

Elegí tu provincia para mostrar en la página principal: