Juan Eiras "Le agregamos valor a las categorías que, justamente por problemas de alimentación, no lo tenían"

"El mercado que a la Argentina le cambia la cara es la carne en piezas anatómicas enfriadas, envasadas al vacío y despachadas en barco hacia los puertos chinos"

Juan Eiras  "Le agregamos valor a las categorías que, justamente por problemas de alimentación, no lo tenían"
viernes 12 de enero de 2018

La nutrición apareció como el eje de mi carrera y de mi verdadera vocación”, declaró Juan Eiras, secretario de la Cámara Argentina de Feedlot en el Congreso “Argentina Supermercado del Mundo”, recordando que, para cuando se recibió de ingeniero agrónomo en 1987, “hablar de nutrición, en la década de la reproducción de bovinos, era algo raro”. De a poco fueron juntándose colegas que también ponderaban la alimentación del ganado y, hacia la década del ’90, empezaron a transmitirle a las empresas que la nutrición era tan importante como la sanidad.

Alimentando con granos y subproductos, “le agregamos valor a las categorías que, justamente por problemas de alimentación, no lo tenían”, señaló Eiras haciendo referencia al ternero chico del final de la parición y la ternera hembra. Sin la implementación del engorde a corral, se los recriaba y se los destinaba “a los peores potreros porque era una categoría que no era productiva”. En cambio, con el desarrollo de feedlots, “esas categorías fueron las primeras en ingresar a los sistemas de engorde intensivo y semi-intensivo y en transformar valor, en aquel entonces, casi exclusivamente de granos en un producto que era carne de ternera vaquillona y novillito; fue adquiriendo valores tan interesantes que 25 años después vale un 20% más que lo que se generaba en aquel momento en términos de ganado pastoril”, describió Eiras.

En ese entonces, solamente disponían de algunas harinas de girasol y algo de afrechillo de trigo. Pero, actualmente, hay una más amplia variedad de subproductos. “En maíz tenemos dos grandes grupos de moliendas: húmedas y secas. Las secas son las que generan el producto de consumo humano, la polenta; deja un subproducto que es el germen de maíz”, explicó ejemplificando con el maíz pero aclarando que algo similar se obtiene de la soja, el trigo, el girasol y el sorgo. En el caso de la molienda húmeda, las plantas procesadoras obtienen el gluten feed (que también se puede obtener seco) que es muy utilizado porque tiene un 65% de proteínas de alta calidad. Otro subproducto obtenido del maíz es la burlanda; esta se logra en el procesamiento del grano para energía: “Un maíz en condición óptima llega al 9% de proteína dentro del contenido como grano; la burlanda puede llegar a tener un 31%; la energía, otro componente que necesitan los vacunos para su alimentación, supera a la de maíz grano; o sea que el subproducto en su estado puro supera la calidad del grano que le dio origen”, detalló el secretario de la Cámara de Feedlot.

Con los años, la rentabilidad de la soja fue en aumento y, por consiguiente, se incrementaron las hectáreas sembradas con la oleaginosa y, así, la producción creció notablemente. La eliminación de las retenciones a la exportación hizo lo mismo con el trigo y el maíz. Esto genera mayores saldos exportables y los precios decrecen. “Si tengo una tonelada de maíz grano, como es un commodity y no tiene agregado de valor, me encuentro que vale 140 dólares (a modo de ejemplo); con 10 kilos de ese maíz, voy a obtener en un animal 1,4 kilos de un novillo. Cuando ese animal se transforma en carne, rinde para una hacienda bien terminada alrededor de 58%; me quedan 8 kilos y medio. Si es una tonelada, me van a quedar alrededor de 140 kilos de animal y 85 kilos de carne. Dijimos que una tonelada de maíz vale 140 dólares en el mercado y ahora tengo 85 kilos de un animal que, integrado, vale al menos 4 dólares por kilo, tengo 340 dólares en la otra punta de la cadena de valor”, explicó Eiras y remarcó: “El camino de agregado de valor, es decir que esos 200 dólares que la cadena pudo generar, es todo el proceso intermedio, lo que hace a la economía y lo que hace crecer a un país”.

La oportunidad de agregado de valor está pero, como sostuvo el representante de la Cámara Argentina de Feedlot, es necesaria la participación activa del Gobierno en la creación de “escenarios que permitan que las empresas medianas y las empresas grandes, que no logran tener financiamiento para semejantes inversiones, tengan un acceso razonable a la línea de crédito”.

Además, indicó que el Estado debe generar los mercados para que los productos terminados tengan uno o varios destinos que los absorban. “Para colocar productos en el exterior, cada país tiene su norma sanitaria, tiene su forma de habilitar un mercado; tiene gustos, culturas y cortes”, aseguró y subrayó la responsabilidad tanto pública como privada de  abrir nuevos mercados.  En el caso de China, uno de los mercados más importantes, la Argentina le exporta carne de muy baja calidad, en comparación con aquella destinada al mercado local. Si bien es muy importante para la industria, no lo es para agregar valor porque “ese precio que paga China por esa carne congelada de vaca no me da económicamente para que yo lo pueda alimentar con granos y subproductos”, aclaró Eiras y remarcó que “el mercado que a la Argentina y al agregado de valor le cambia la cara es la carne en piezas anatómicas enfriadas envasadas al vacío y despachadas en barco hacia los puertos chinos”. En esa línea, nuestro principal competidor es Australia, país que supo y tiene los permisos para ingresar al gigante asiático con esos productos.

Para incentivar y transmitir la importancia de agregado de valor, Eiras concluyó: “Cada grano, cuanto más alejado del puerto esté, pierde valor como commodity porque los fletes argentinos son los más caros del mundo. Pensar en este país como supermercado del mundo es pensar en que tenemos que tratar de comerciar con el mundo libremente; pero tenemos que entender que no podemos solamente comprar tecnología afuera y mandar barcos con granos en su estado puro. No hay posibilidad de crecimiento y evolución de esta economía si no entendemos que nosotros somos fuertes en estas cadenas alimentarias”.

PERSONALIZAR

Elegí tu provincia para mostrar en la página principal: