Fate

A pesar de la pandemia, Lagos del Furioso apuesta por el turismo

Tras diez años cerrada, la hostería reabrió y espera un 30% de ocupación en temporada

A pesar de la pandemia, Lagos del Furioso apuesta por el turismo
jueves 18 de febrero de 2021
E

n plena pandemia de coronavirus, la hostería Lagos del Furioso, que los padres de Gregorio Cramer, Ana y Jorge, fundaron hace más treinta años, volvió a funcionar tras una década de inactividad. La estancia de cinco mil metros cuadrados con nueve casas de madera de lenga y una propiedad con habitaciones compartidas para hasta 25 personas, se ubica en la provincia de Santa Cruz, a unos treinta kilómetros de la frontera con Chile.

Cramer tomó la decisión de retomar la actividad familiar luego de escuchar a un niño que se preguntaba por qué el predio permanecía cerrado. Junto con su socio, Alejandro Aspiazu, se lanzó a la aventura en miras a analizar la respuesta de un público que durante quince temporadas se mostró siempre bien predispuesto.

Localizada a 97 kilómetros de la Ruta 40, la hostería posee un encanto único caracterizado por la belleza de los lagos Pueyrredón y Posadas. El acondicionamiento para la reapertura demoró seis meses, en los que se realizaron diferentes trabajos.

Antes del cierre en 2008, el lugar permaneció abierto ininterrumpidamente desde 1992. En la década del cuarenta, era un terreno fiscal que funcionaba como puesto de frontera entre quienes recorrían la Patagonia. A los padres de Cramer les fascinó porque desde lo alto permite ver los colores azul y turquesa de los lagos mencionados en el párrafo anterior.

Pensando en tener el predio como espacio de recreación durante los fines de semana, terminaron fundando una hostería con capacidad para 25 personas. Interiorizado sobre el funcionamiento del establecimiento, el primogénito tomó la decisión de reabrir pese al contexto de crisis.

Cramer asegura que el hecho de que la temporada sea corta es de gran ayuda, ya que les permite tener todas las instalaciones en marcha de manera más controlada.

Desde el área de Marketing, Aspiazu se encarga de desarrollar la propuesta de turismo local e internacional en una zona que, si bien es muy atractiva, se ubica en un punto desconocido y bastante remoto. En palabras de su socio, el paisaje tiene mayor aridez que el resto de la región, con una cordillera más baja. Sin embargo, el Parque Nacional Patagonia, los senderos del Parque Perito Moreno y el fácil acceso a Chile, hicieron que el sitio se convirtiera en un nuevo y verdadero circuito turístico.

Entre las actividades más recomendadas, se destacan el senderismo, el running en la altura, el trekking y las cabalgatas. También se pueden hacer avistajes de fauna autóctona, pesca con mosca, paseos en lancha o windsurf. Los espacios de mayor interés son la Cueva de las Manos, la cuenca del río Baker y el monte San Lorenzo, de 3.645 metros de altura. En temporada se hicieron reservas de una semana a diez días, esperando alcanzar un 30% de ocupación.

 

¿Cómo llegar?

- En avión, vía Balmaceda, Comodoro Rivadavia o El Calafate.

- En auto, a través de la Ruta 40 o la Carretera Austral de Chile.

- Por la ruta de montaña que une al Parque Nacional Perito Moreno, sobre el lago Belgrano, con la hostería.