Fate

Aventura y turismo gourmet, un paseo por las sierras bonaerenses

Los cuatro sitios más concurridos del turismo serrano de Buenos Aires

Aventura y turismo gourmet, un paseo por las sierras bonaerenses
viernes 08 de enero de 2021
L

a ciudad de Tandil combina de manera armónica lo mejor de una urbe con la tranquilidad de un pueblo. Ubicado a sólo 365 kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires, se trata de un destino ideal para las vacaciones de verano.

Entre sus principales atracciones se encuentra el mirador de la ciudad, un Castillo Morisco, el Parque Lítico de la Piedra Movediza, el cerro Centinela con aerosillas y la Reserva Natural Sierra del Tigre.

A la producción de salames –un ícono de la ciudad–, picadas, asados y vinos, se le suman los pintorescos almacenes y tabernas.

 

Sierra de La ventana

La localidad de Sierra de la Ventana se encuentra en el Valle del río Sauce Grande, entre serranías y arroyos. Ubicada a sólo 550 kilómetros de la Capital Federal, se trata de una buena opción con circuitos naturales ideales para disfrutar a pie, a caballo o en bicicleta.

En la visita al viñedo Cerros Colorados se puede disfrutar de un Malbec o un Cabernet Sauvignon; este último es considerado el mejor de la región, con gran potencial de competir a nivel mundial en su clase.

 

Barker

Situada en el partido bonaerense de Benito Juárez, esta comarca serrana regala al visitante paisajes con bosques, arroyos y grutas para practicar diversas disciplinas, desde parapente hasta caminatas y cabalgatas.

Entre las prácticas de turismo aventura más comunes se encuentran: rappel, escalada en roca, tirolesa, vuelos en globo, parapente, mountain bike, cabalgatas y trekking.

No pueden dejar de visitarse las plantaciones de frambuesas de la zona.

 

Villa Cacique

Conocida antiguamente como La Calera, Villa Cacique es una comarca que también pertenece al partido de Benito Juárez, al sur de Buenos Aires. Junto a la localidad de Barker forman la villa turística Barker-Villa Cacique, dos localidades bonaerenses ideales para el turismo alternativo.

Se trata de un lugar ideal para practicar cicloturismo, cabalgatas, trekking, rappel y tirolesa. El imperdible: el bar y museo El Cacique, un lugar lleno de objetos para conocer la historia de Villa Cacique, tomar una bebida y comer una picada.